· 

SOBRE LA RESURRECCIÓN

¿Qué es la resurrección? ¿Qué queremos decir cuando afirmamos que Jesús ha resucitado? Sencillamente expresamos que la muerte no tuvo la última palabra sobre él porque Jesús está vivo y sigue presente entre nosotros.

 

Y la resurrección ¿tiene algo que decirnos a nosotros? Sí. Nos dice que si la muerte no fue el último destino de Jesús, tampoco será el nuestro.

 

Demos un paso más y acerquémonos a los textos bíblicos que nos hablan de la resurrección: los evangelios. Éstos nos cuentan que Jesús se aparece a algunos, que come con ellos... Utilizan un lenguaje difícil de asimilar en nuestro contexto cultural. ¿Cuál es la verdad que está detrás de esas palabras oscuras para nosotros hoy?

 

 

La frase "Jesús ha resucitado" es el centro de nuestra fe. Es una confesión muy breve, pero encierra en sí todo el contenido de la fe cristiana. En el Nuevo Testamento encontramos cuatro tipos de testimonios concretos de la resurrección de Jesús.

  • Confesiones de fe muy simples que expresan la convicción de la comunidad cristiana primitiva de que el Señor vive, de que no les ha abandonado.
    • Rom 10, 9: "Si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo".
    • 1 Cor 15, 3-4: "Porque os transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y resucitó al tercer día según las Escrituras".
  • Himnos son cánticos de la Iglesia primitiva en los que se confiesa la fe en Jesús resucitado.
    • Col 1, 15-20: "Él es Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la creación, porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él, él existe con anterioridad a todo y todo tiene en él su consistencia. Él es también la Cabeza del Cuerpo, de la Iglesia: Él es el Principio, el Primogénito de entre los muertos, para que sea él el primero en todo, pues Dios tuvo a bien hacer residir en él toda la Plenitud, y reconciliar por él y para él todas las cosas, pacificando, mediante la sangre de su cruz, lo que hay en la tierra y en los cielos".
  • Relatos de la tumba vacía.
  • Las apariciones: No tenemos relatos que hablen de la resurrección. Únicamente se constata que Jesús ha resucitado y se aparece a algunos. Tenemos seis relatos de apariciones (Mc 16, 18; Mt 28, 1-10; Lc 24, 1-12; Jn 20, 1-29; Mc 16, 9-20; Jn 21, 1-20). Los textos hablan de la misma realidad, pero cuentan las cosas tan distintas que parece que están contando cosas diferentes.

Ejemplo:

  • En Mc, Jesús se aparece a María Magdalena, María la de Santiago y a María la de Salomé.
  • En Mt, se trata de dos mujeres.
  • En Juan, ya no son tres las mujeres, ni dos; sino una: María Magdalena.

¿Por qué tenemos relatos tan dispares? Porque son la forma con la cual los discípulos expresan la experiencia del encuentro con Jesús resucitado: una experiencia de fe. Son relatos de verdaderos encuentros con el Señor. Cuentan, de alguna manera, qué ha significado para ellos ese encuentro. Cada uno lo cuenta como puede, son su propio lenguaje.

 

Vemos que los discípulos presentan dudas ante la presencia de Jesús (María no le reconoce, tampoco los discípulos de Emaús, los once sienten miedo...). El resucitado ha salido al encuentro de ellos saludando, llamando, enseñando... Y para superar la tensión, los textos hablan de tocar al resucitado, de comidas con él...

 

¿Qué nos quieren decir estos relatos? Nos están diciendo que Jesús no ha vuelto a nuestra vida mortal. Lo que se pretende es probar la IDENTIDAD DEL RESUCITADO CON EL CRUCIFICADO (de ahí tocar...).

 

Ahora nos preguntamos por el significado que hoy tiene la resurrección para mí, para ti, para nosotros. Y esto porque la teología tiene que dar razón,  tiene que actualizar esos datos al hombre de hoy. La teología se pregunta por el significado de las cosas.

 

1. La resurrección de Jesús significa que DIOS ES FIEL.

 

Jesús había muerto por su fidelidad: asumió su compromiso sin dar un paso atrás. Entrega la vida por fidelidad. Prefiere ser fiel a Dios antes que escapar de la muerte. Jesús ha sido fiel a Dios hasta el final. ¿Y Dios ha sido fiel a Jesús? Sí, porque Dios le resucita de entre los muertos. No quiere que el justo muera. Aun así, cuando el justo muere, Dios no quiere que experimente la corrupción.Dios le resucita. Dios es fiel.

 

Y a nosotros, ¿qué nos dice esto? Nos dice que si nosotros somos fieles, Dios también va a ser fiel a nosotros. Dios no va a permitir nuestra desaparición, nuestra muerte.

 

 

2. La resurrección de Jesús significa que JESÚS SIGUE VIVO.

 

"Jesús ha resucitado" significa que Jesús está vivo, que su vida no ha acabado. Jesús no murió y todo se acabó. Jesús ha resucitado para ser siempre el eterno viviente. Está vivo. Y está vivo no en el sentido de que haya quedado su doctrina entre nosotros o porque nosotros estemos haciendo continuamente referencia a él (como si el vivir de Jesús dependiera de que nosotros lo recordáramos o no). Está vivo en el ser de Dios. Está vivo con la misma intensidad que estaba con sus contemporáneos que le podían ver. Está vivo porque la palabra que se proclama en la Iglesia no es palabra de la iglesia, sino suya.

 

Es decir, "JESÚS VIVE" expresa una convicción que es fruto de una experiencia vital que nada ni nadie puede apagar. No es un sentir, sino un saber. No es una emoción, sino una convicción. No hay evidencias; hay certezas porque provienen de experiencias en lo más íntimo de nosotros mismos. Los demás pueden o no creerlas, pero uno las tiene muy firmes e inamovibles, encarnadas en la propia vida.

3. La resurrección significa que JESÚS TENÍA RAZÓN en todo lo que dijo e hizo.

 

Jesús había hablado de dios de un modo escandaloso para sus contemporáneos.

  • Había dicho que Dios esta  con los pobres, los humildes, los que sufren.
  • Había dicho que la voluntad de Dios es que no haya diferencias entre los hombres porque todos somos iguales, todos somos hijos del mismo Padre.
  • Había dicho que el culto ritual del templo no bastaba. Había que dar culto en espíritu y verdad.
  • Había dicho que el sacerdocio representado por  Caifás era un sacerdocio caduco.
  • Había dicho que él era profeta de Dios: encarnaba en este mundo lo que Dios quiere para el hombre.

Pero Jesús muere y parece que está abandonado. El razonamiento lógico sería que Jesús no tenía razón. Sin embargo, Jesús vuelve a la vida. La resurrección de Jesús significa que lo que dijo acerca de Dios es verdad. Jesús tenía razón.

 

4. La resurrección de Jesús significa que SER HOMBRE ES SER COMO JESÚS.

 

¿Para qué estamos aquí? ¿Para investigar? ¿Para llegar a la luna? ¿Para...? Jesús nos ha mostrado cómo ser hombre.

 

El hombre ha sido creado a imagen de Dios. Y al ver a  Jesús vemos la verdadera imagen de Dios, la imagen de Dios mejor realizada, el verdadero hombre. 

 

Y ¿cómo ha realizado Jesús en concreto el ser imagen de Dios? Lo que ha hecho es vivir para la voluntad de Dios, Lo que da sentido a su vida es el cumplimiento de la voluntad de Dios. Y ¿qué hizo Jesús? Sencillamente, amar incondicionalmente. Así nos revela Jesús la verdadera imagen de Dios. Dios es Padre porque ama incondicionalmente a los hombres, y así es como Jesús realiza el sentido de la creación, que no es otro que corresponder al amor de Dios.

 

La creación surge de la voluntad de Dios de encontrar un lugar fuera de sí mismo en el que poder poner su amor. Ése es su fin y su sentido: que Dios ponga en la creación su amor y la creación pueda corresponder libremente al amor de Dios. Ahí está el sentido de la historia, el sentido de la  creación y el sentido de la vida humana: el amor de Dios que se regala libremente y que espera ser correspondido también libremente.

 

5. La resurrección de Jesús significa el COMIENZO DE LA IGLESIA.

 

Jesús no fundó la Iglesia en un acto fundacional jurídico. Jesús funda la Iglesia creando a su alrededor un grupo de hombres que siguen confesando día y noche a lo largo de la historia que él está vivo y que él es su modelo. Esa es la Iglesia. La Iglesia verdadera es aquella que confiesa que Jesús ha resucitado y que él es "el hombre": modelo de todos nosotros, los hombres.



Escribir comentario

Comentarios: 0