· 

¿ESTÁS CANSADO?

¿ESTÁS CANSADO?

¿SIENTES FATIGA, AGOTAMIENTO... Y NO PRECISAMENTE FÍSICO, SINO VITAL?

 

El vivir humano conlleva esfuerzo y el cansancio es consecuencia inevitable del mismo. ¿La solución está en perseverar erre que erre en el esfuerzo? Interesa, yo creo, conocer causas de la situación.

Presento alguna posible:

  1. INCOHERENCIA en el vivir diario, esquivando responsabilidades...: esto provoca hastío, decepción, agotamiento.
  2. CANSANCIO venido DEL INTERIOR al no poder mantenerse siempre al 100% o viendo que el esfuerzo no es equivalente al fruto obtenido.
  3. Hay un CANSANCIO que viene DEL EXTERIOR: la sociedad en que vivimos se regula según unos criterios como son los de la utilidad, el placer y el bienestar. ¿Es cuestión de vivir dejándose llevar por ellos o vivir CONTRACORRIENTE? Esto último cansa y mucho.

¿Qué hacer? También tenemos alguna pista para "salvarnos" del agotamiento.

  1. REALISMO: Somos limitados y con nuestras limitaciones caminamos hacia la superación. Si somos conscientes de ello, no nos extrañaremos del cansancio cuando se presente. Reconocer la propia debilidad es el primer paso; su acogida viene después; y saber que la tendremos siempre como compañera del camino.
  2. PACIENCIA que no es pasividad ni tampoco quemar etapas, sino algo diferente: caminar paso a paso; es decir, sabiéndote débil, despertar cada mañana queriendo comenzar de nuevo. Estamos entretejidos de grandeza y debilidad.
  3. Hay una tercera medicina preventiva y curativa: COMPARTIR el cansancio con los hermanos.
  4. ORACIÓN: ¿Qué oración? LA QUEJA CONFIADA. Tenemos que quejarnos a Dios más que quejarnos de Dios. Esa queja será oración si va acompañada de la decisión de aceptar una voluntad. Cristo es modelo en Getsemaní: Mc 14, 36. Entonces vendrá sobre nosotros la paz, cuando nos agarremos a la esperanza que Él nos ofrece, confianza absoluta. Quien ora así ya no sufre solo: una voz silenciosa pero inconfundible le dice (como a los profetas): “No temas, que yo estoy contigo”.

DIOS SE REVELA NO COMO LA SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS DE LA VIDA, SINO COMO LA PRESENCIA QUE HACE POSIBLE VIVIR EN MEDIO DE ELLOS SIN PERDER LA ESPERANZA.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0