· 

¿QUÉ ES... ?

- SEGUIR A JESÚS

 

"Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre..., no puede ser discípulo mío. Quien no lleve su cruz detrás de mí, no puede ser discípulo mío" (Lc 14, 26-27).

 

La pertenencia al Reino de Dios depende de la aceptación de la llamada de Jesús, su invitación.

 

La aceptación de esa llamada supone una entrega incondicional a Jesús: posponer ... (todo); incluso a sí mismo.

 

Lo que pide Jesús es una entrega ilimitada de su decisión por él. Incluso teniendo delante como término de comparación los seres más queridos. Incluso yo mismo.

 

 

LA CRUZ

 

"El que quiera venirse en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame" (Lc 9, 23).

 

LLevar la cruz no es añadir una carga pesada a la que habitualmente llevamos. Llevar la cruz hace referencia a un estilo de vida: vivir a la luz de las exigencias del Reino.

 

El seguimiento de Jesús es inseparable del camino recorrido por él. No basta ir tras él, sino seguirle hasta la pasión. Es decir, seguirle hasta la máxima coherencia con la decisión tomada.

 

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0