· 

INFANCIA ESPIRITUAL (apuntes personales)

Es un camino de confianza y abandono en Dios.

El niño está lleno de defectos, es ignorante, todo lo rompe y, no obstante, vive en paz, se divierte y duerme tranquilo. ¿Por qué? Acepta con paz su realidad: ignorancia, defectos... A todo responde: "Es verdad". Pero después de hacer esta confesión no siente verguenza, sino que se va a jugar. 

 

PONED VUESTRA PAZ EN ESTA SENCILLEZ DE NIÑO. SI QUERÉIS PONERLA EN VUESTRA ENMIENDA, EN VUESTROS PROGRESOS DE PERFECCIÓN, NO LA TENDRÉIS NUNCA.

 

BASTA CON RECONOCER LA REALDAD, CON ACOGER DULCEMENTE TUS IMPERFECCIONES. HE AQUÍ LA SANTIDAD.

 

NADA INMOLA TANTO AL HOMBRE COMO SER SINCERO Y PACÍFICAMENTE PEQUEÑO. LA INFANCIA ESPIRITUAL MATA MÁS EL ORGULLO QUE EL ESPÍRITU DE PENITENCIA.

 

Este camino hace humilde al hombre en los brazos de Dios.

Nos hace conscientes de nuestra flaqueza, pero, confiados hasta la audacia, en la bondad del Padre.

 

¿CÓMO ACTUAR?:

  • Estar siempre alerta, levantar el pie.
  • Caer tal vez por flaqueza, pero levantándose siempre con humildad.
  • Quedarse cubierto de polvo, pero limpiarse siempre por el fuego del amor.
  • Ofrecer, si no pueden ser los éxitos, sí los esfuerzos. 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0