· 

MEMORIA DEI

Después de fracasar como abad de una comunidad de monjes, san Benito vuelve a la cueva. Y dice de él san Gregorio Magno en los Diálogos:

Habitó bajo la mirada del celestial espectador”. ¡Qué pocas palabras y qué profundas!

Quiere decir que vivía en la presencia constante de Dios. Es lo que los antiguos monjes llamaban la “memoria Dei”, que es vivir plenamente unidos a Dios, conscientes y despiertos de esta realidad. No es sólo una idea de Dios sino una presencia constante que se hace oración. Vivir todo con el sentido de Dios, interiorizados.

La mejor manera es la repetición constante de la Palabra de Dios, por ejemplo de un verso de un salmo o de alguna frase de los Evangelios, unida al ritmo de la respiración o el latido cardiaco. Otra posibilidad es la caminata contemplativa: coger una frase de la Escritura e ir caminando repitiendo constantemente esta frase. Es muy importante coger el ritmo de andar, cada uno coge el suyo y sobre él va repitiendo la frase. Se trata de ser muy consciente del caminar y de la frase. Es muy bueno porque todo el cuerpo, alma y espíritu están en funcionamiento. O simplemente basta ser conscientes de la respiración porque el que respira es el Espíritu Santo.

Esta “Memoria Dei” expresa el amor y el deseo de Dios y produce una profunda unificación de la persona. Es un acto de gran fe que produce una luz constante que ilumina nuestro momento presente y facilita el vivirlo todo desde Dios y el discernimiento para elegir siempre lo mejor.

No se trata de una acción mental, tampoco emocional, no hay que sentir emociones especiales; es un don y acción del Espíritu Santo.

San Gregorio del monte Sinaí, un monje del siglo XIV, decía a sus monjes: “Recuerda siempre al Señor, en todo momento, esto es lo mejor, la mejor acción que puedas hacer durante el día”.

 

Vivamos pues siempre en esta presencia de Dios, interiorizados, sostenidos por su Palabra y por su amor; vivamos bajo la mirada del celestial espectador, como hizo Nuestro Padre San Benito.


¿Tienes una frase preferida de la Sagrada Escritura que te gusta repetir durante el día? ¡Compártela con nosotros!



Escribir comentario

Comentarios: 0