· 

APLASTADOS POR EL ACTIVISMO

Seguimos descubriendo la vida de San Benito a través del libro de los Diálogos de San Gregorio Magno. El milagro de hoy nos puede ayudar mucho a cada uno de nosotros.

Ya hemos visto que los monjes están construyendo el nuevo monasterio. Están trabajando y de pronto se derrumba la pared que están levantando y mata a uno de los monjes jóvenes, lo aplasta. Los hermanos van rápidamente a San Benito, consternados por lo sucedido. Benito lleva al joven a su habitación, donde él solía orar, deja a todos fuera, cierra la puerta y se pone a orar con más intensidad que nunca. Cosa admirable, al punto se levantó curado aquel monje y tan sano como antes.

¿Qué está pasando? Los hermanos están trabajando mucho para levantar una pared, deseosos de construir cuanto antes un gran monasterio; se están dejando llevar por el deseo de éxito, construyen más y más. Pero de repente un monje muere. Y muere aplastado por las piedras del éxito.

Esto nos pasa a veces también a nosotros. Se ha perdido la dimensión de lo humano. El trabajo externo excesivo, el estrés, la agitación, el activismo están llevando a que el “homo faber” (el hombre que trabaja) da muerte al “homo festivus” (hombre que celebra, que descansa, que vive la vida como don y alegría). Ahora de lo que todos presumimos es de lo que trabajamos. Parece que cuanto más trabajo tenemos, cuanto menos tiempo tenemos de descanso y de ocio, pues somos más valiosos. Con nuestra actividad exagerada y días llenos de cosas, que nos hacen llegar exhaustos a casa, nos estamos hiriendo a nosotros mismos.

Y por eso, ¿qué hace san Benito? Saca al monje muerto de ese ambiente de trabajo y lo mete en un espacio de oración y de silencio. Y el monje recobra la salud. Esto es muy importante: tener en estos días un tiempo para la oración, para el silencio, para reconstruirnos. No todo en la vida es trabajar, hacer cosas. Una simple oración basta para resucitar, recomponer al joven destrozado.

La victoria contra el estrés, la agitación, el activismo, la angustia, la ansiedad por el más y más pues son estas cosas sencillitas de meternos en la oración, en el descanso, en el disfrute de la vida. ¡No nos vayan a derrumbar las paredes del éxito, del consumismo, del más y más!


¿Qué te ayuda a ti a reconstruirte? ¡Compártelo con nosotros!



Escribir comentario

Comentarios: 0