· 

SANTA ESCOLÁSTICA

El domingo 10 de febrero las benedictinas celebramos la solemnidad de Santa Escolástica. En nuestra Comunidad hicimos un coloquio fraterno entorno a esta figura en el que participaron especialmente tres jóvenes que están haciendo en estos días un taller de discernimiento en nuestro Monasterio. Compartimos con vosotros un pequeño resumen:

 

No tenemos muchos datos ciertos sobre Santa Escolástica. San Gregorio Magno la menciona en dos capítulos de su segundo libro de los Diálogos en el que presenta la vida de San Benito. Fue hermana gemela de San Benito. Nació en el siglo V en la ciudad italiana de Nursia y desde muy pequeña fue consagrada a Dios. Sabemos que se veía con su hermano por lo menos una vez al año y por eso se supone que vivió en un monasterio al pie de Montecasino.

 

En el capítulo 33 de los Diálogos, San Gregorio nos relata la última visita de Escolástica a su hermano Benito. Pasaron el día en santos coloquios y en alabanzas al Señor, y, cuando ya se hacía de noche, Escolástica pidió a Benito que se quedara hablando con ella hasta el amanecer. Benito rehusó ya que la Regla no se lo permitía. Entonces Escolástica se puso a rezar y de repente estalló una tormenta tan grande que Benito no pudo marchar y se quedaron toda la noche hablando de la vida espiritual. Y Gregorio termina así: “Al fin la mujer fue más poderosa que el varón, ya que, como dice Juan: «Dios es amor», y por eso pudo más porque amó más.

 

¿Qué es lo que más destaca de la vida de Santa Escolástica?

Lo que más destaca es su relación íntima con Dios. Cuando su hermano no le hace caso, ella recurre a Dios que la escucha. Se relaciona con Dios con plena confianza, con devoción, su fe está llena de ternura. En este sentido dio una lección a san Benito a quien le costó mucho entrar en el amor, en la ternura.

 

Nos impresiona  su anhelo espiritual. No se cansa de hablar de las cosas del cielo. Y para conseguirlo, no tiene miedo a ir incluso en contra de las normas.

 

 Es una mujer rompedora de moldes, una mujer proactiva. Tiene una libertad interior grande, audacia. Ante las dificultades no se queda pasiva, sino que actúa con creatividad, es ingeniosa. En ella se dan la mano una oración confiada, un abandono en Dios con una capacidad impresionante de crear estrategias, de actuar sin grandes discursos.

 

Escolástica era una verdadera enamorada de Dios, no era una monja en el sentido tradicional. Le puso el sello femenino al estilo de Benito. San Benito era el fuerte, el de la Regla, el de las normas (“No me está permitido quedarme fuera del monasterio”). Santa Escolástica vive con naturalidad su relación con Dios. Esta naturalidad la lleva a relacionarse con Dios como una verdadera enamorada, con confianza y ternura.

 

También tenía sentido del humor. Lo vemos en el relato del milagro de la tormenta. Cuando se desata la lluvia torrencial tan fuerte que no era posible salir afuera, Escolástica dice a su hermano: “Vete si quieres, vuelve al Monasterio”.

 

Actualmente se valoran mucho las relaciones interpersonales. Pues Escolástica fue una mujer relacional, interesada por la relación con su hermano – fue ella la que se movía y lo iba a visitar.

 

Frente a las grandes santas como Santa Teresa o Santa Clara, Escolástica no es muy conocida porque no escribió ningún libro ni hizo cosas grandes. No era una mujer de ideas sino de vida. Por esta razón nos puede resultar más accesible a nosotros y nos anima a vivir la fe con sencillez y con el mayor amor posible.

 

¿Qué puede tener Santa Escolástica de atractivo para los jóvenes de hoy día?

Santa Escolástica puede atraer a los jóvenes de hoy por su capacidad de amar con libertad. Frente a las reglas y normas nos enseña que el amor es más fuerte. Nos recuerda que sigamos amando, que el mundo lo que necesita es amar.

Su ejemplo nos demuestra además que no es necesario hacer cosas grandes para ser santo.

 

¡Vivamos pues nuestra fe cristiana como Santa Escolástica: con el corazón encendido de amor, con valentía, creatividad, sencillez... Y que ella, con su intercesión, nos ayude en nuestro caminar hacia el cielo!


¿Qué es lo que más te gusta a ti de la figura de Santa Escolástica? ¡Compártelo aquí con nosotros!



Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Gaston Torrente (martes, 12 febrero 2019 00:29)

    Queridas hermanas rurguen por el pueblo peregrino y sufriente de Dios; ese pueblo que sufre el alejamiento por ignorancia y por ser víctimas de la mentira. El Amor de Jesús es muy necesitado... Las lágrimas llegan al cielo. Ven Señor Jesús.