· 

Píldora de la semana: La búsqueda de la felicidad

La búsqueda de la felicidad.

 

Tod@s deseamos ser felices: podemos afirmar que la felicidad es la máxima aspiración de todos los seres humanos.

Pero, a pesar de desearla, muchas personas no consiguen alcanzarla y viven una existencia infeliz. La Biblia en Proverbios 15:15 comenta Para el desdichado todos los días son malos, el corazón feliz siempre está de fiesta”.

Fijaos en la relación causa – efecto que evidencia este versículo: si eres infeliz, todo va mal, si eres feliz, siempre estás de fiesta. Tu estado de ánimo no depende de factores exteriores, sino, al revés, es la condición de tu corazón lo que produce dolor o alegría, y determina si tu día será bueno o malo, como explica también el versículo 13: Corazón contento mejora el semblante, corazón triste deprime el ánimo”.

 

Todo nuestro cuerpo necesita ser alimentado correctamente para funcionar bien, no solamente en el sentido físico, sino también a nivel emocional. Así como el cerebro necesita constantemente adecuados estímulos intelectuales para ejercer bien sus funciones, también hay que nutrir y cuidar el corazón: de hecho, el corazón es el centro de nuestro equilibrio emocional, del que depende nuestro bienestar ya que las emociones y los sentimientos influyen en los pensamientos y en la conducta, produciendo consecuencias en nuestro estado de salud mental e incluso física.

La sabiduría de la Palabra de Dios nos lo explica en Proverbios 4: 20-23: Hijo mío, atiende a mis palabras, presta oído a mis razones. No la pierdas de vista, consérvalas en tu corazón. Pues son vida para quienes las encuentran, y salud para todo su cuerpoPor encima de todo, vigila tu corazón, porque de él brota la vida”.

Nuestro amoroso Creador nos recomienda que cuidemos de nuestro corazón y que lo alimentemos con su Palabra que es “vida y salud para quien la encuentra”. Dios es la fuente de la verdadera felicidad y la otorga a tod@s los que se acercan a Él y practican sus mandamientos (Salmo 37 (36): 3,4) “Confía en Yahvé y obra el bien, vive en la tierra y practica la lealtad, disfruta pensando en Yahvé y te dará lo que pida tu corazón (Salmo 94(93):12) Feliz el hombre a quien educas, Yahvé, aquel a quien instruyes en tu ley”.

 

Jesús nos enseña que: donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón” (Mateo 6:21). Si consideramos Dios y su Palabra nuestro tesoro, nuestro corazón estará en Sus manos y gozaremos de felicidad ilimitada y perfecta: (Lucas 11:28) “Dichosos los que oyen la palabra de Dios y la guardan” (Salmo 119(118):111,112) Tus dictámenes son mi herencia perpetua, ellos son la alegría de mi corazón. Inclino mi corazón a cumplir tus preceptos, que son recompensa para siempre” (Salmo 16 (15): 11) Me enseñarás el camino de la vida, me hartarás de gozo en tu presencia, de dicha perpetua a tu derecha” .

Jesús, en ocasión de su última cena con los discípulos antes de ser condenado a muerte, nos aseguró:

Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he dicho esto para que mi gozo esté en vosotros y vuestro gozo sea perfecto”. (Juan 15: 10,11)

 

Concluyo esta pequeña reflexión con la exhortación del Salmo 34 (33): 9 ¡Gustad y ved lo bueno que es Yahvé, dichoso el hombre que se acoge a él”!

 

 

 

¡HOLA A TOD@S!

 

Me llamo Sonia, vengo de Italia, tengo 46 años y estoy  empezando mi camino de vida monástica como postulante en la comunidad del monasterio benedictino S. M. de Carbajal en León. 

Antes de que Dios me sacara de las tinieblas de una vida sin sentido (trabajo, casa, amig@s, fiestas.... y vacío) he pasado por muchas experiencias, buenas y malas, dando vueltas para arriba y para abajo, navegando a mi manera, intentando no ahogarme en el flujo continuo de la existencia. 

Lo que no sabía, es que nuestro Padre Celeste nos ha dejado una preciosa GUÍA para vivir de manera PLENA Y FELÍZ y hacer frente a la multitud de situaciones que se nos presentan a diario, una verdadera “lámpara que ilumina todos nuestros pasos” -Salmo 119(118):105-, una fuente inextinguible de sabiduría y una ayuda en todos momentos difíciles: LA BIBLIA. 

No penséis que la Biblia sea un libro anticuado, todo lo contrario! Dios es el Alfa y el Omega, el principio y el fin de todo, es decir, eterno, y asimismo lo es su Sagrada Palabra: ya veréis como su mensaje es siempre actual y eficaz, os garantizo, mucho más de cualquier manual de auto ayuda escrito por el hombre, pero sobre todo como va transformando vuestra vida si abrís el corazón y dejáis que el Espíritu Santo que la impregna obre en vosotros. 

En este espacio voy a compartir semanalmente una “píldora reconstituyente” de la Biblia con su aplicación practica en la vida diaria, con la sincera esperanza que la voz de nuestro amoroso Padre, que es puro amor -1 Jn 4:16-, se convierta en la luz que ilumine vuestro sendero, así como inmerecidamente ha alumbrado el mío.

Notas importantes:

-Este espacio no pretende plantear ninguna análisis teológica o filosófica, sino ofrecer pequeñas sencillas recomendaciones basadas en las Escrituras para vivir mejor.

-La Biblia que utilizo es La Biblia de Jerusalén – Nueva edición totalmente revisada 2009.

-La numeración de los Salmos sigue el texto hebreo y, entre paréntesis, la griega (LXX) adoptada por la Liturgia.



Escribir comentario

Comentarios: 0