· 

Píldora de la semana: Nada es casualidad

Nada es casualidad

 

Hace unas semanas leí en los Hechos de Apóstoles la crónica del bautismo del alto funcionario etíope eunuco (Hechos 8:26-40).

 

Una atenta lectura del texto me hizo reflexionar profundamente sobre cómo obra la voluntad de Dios en nuestra existencia.

Lo que más llamó mi atención fue la "sincronicidad" de los acontecimientos que transformaron la vida del funcionario.

Nada es casualidad.

 

Así empieza el relato:

Un ángel del Señor habló así a Felipe: ponte en marcha hacia el sur, por el camino que baja de Jerusalén a Gaza atravesando la estepa”.

No sabemos en qué forma el ángel se le presentó y le habló, pero Felipe recibió el mensaje y, sin cuestionar ni titubear, se puso inmediatamente en camino,“se levantó y partió”, transformándose así en el instrumento activo de la voluntad divina.

 

El funcionario etíope “en aquel momento regresaba sentado en su carro, leyendo al profeta Isaías”.

Estaba animado de un sincero deseo de acercarse al verdadero Dios.

 

El Espíritu dijo a Felipe: acércate y ponte junto a ese carro. Felipe corrió hasta él y le oyó leer al profeta Isaías. Le preguntó: ¿Entiendes lo que vas leyendo? Él respondió: ¿Cómo lo puedo entender si nadie me guía en la lectura? El etíope rogó a Felipe que subiese y se sentase con él”.

 

La narración termina con el bautismo del eunuco “que siguió gozoso su camino”, empezando así su nueva existencia como cristiano.

 

El relato desvela que la voluntad de Dios está en el origen del fructuoso encuentro entre Felipe y el etíope.

El Creador impulsó los acontecimientos para que se cumpliera su plan.

(Romanos 8:28a)

Sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman”

(Salmo 33(32):9)

Pues él habló y así fue, él lo mandó y se hizo”

(Proverbios 20:24)

De Yahvé dependen los pasos del hombre: ¿cómo puede el hombre discernir su camino?”

 

De la misma manera, Dios está constantemente presente y activo en nuestra vida (cfr. Salmo 139(138))

 

El milagro de "sincronicidad" se cumplió porque los protagonistas se dejaron conducir por el Espíritu de Dios, con humildad y plena confianza.

¿Y nosotros?

¿Sabemos reconocerlo, escucharlo y dejar que Su voluntad obre libremente para que se cumpla el proyecto de vida que nos tiene reservado y gocemos de una existencia plena?

(Salmo 143(142):10)

Enséñame a cumplir tu voluntad, tú, que eres mi Dios; tu espíritu, que es bueno, me guíe por una tierra llana”

 

Nada es casualidad, el cosmos entero es un complejo y aún misterioso mecanismo de maravillosa perfección y asombrosa sincronicidad regulado por las leyes superiores del Creador (muchas de las cuales todavía desconocemos)

 

(Isaías 55:8-11)

Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros proyectos son mis proyectos – oráculo de Yahvé -. Pues cuanto se elevan los cielos sobre la tierra, del mismo modo se elevan mis proyectos sobre los vuestros y mis pensamientos sobre los vuestros. Del mismo modo que descienden la lluvia y la nieve de los cielos y no vuelven allá de vacío, sino que empapan la tierra, la fecundan y la hacen germinar, para que dé simiente al sembrador y produzca pan para comer, así será la palabra de mi boca: no tornará a mi de vacío, pues realizará lo que me he propuesto y será eficaz en lo que le mande.”

 

(Eclesiástico 42:15b)

Por la palabra del Señor fueron hechas sus obras, y la creación está sometida a su voluntad”

 

(Salmo 148:5b,6):

Pues él lo ordenó y fueron creados; él los fijó por siempre, por los siglos, les dio una ley que nunca pasará”

 

Termino compartiendo las conclusiones de Ben Sirá:

(Eclesiástico 43:26b,27)

Gracias a su palabra todo está en su sitio. Podríamos decir mucho más y nunca acabaríamos. Mi conclusión es ésta: Él lo es todo”.

 

Si te ha gustado, ¡COMPÁRTELO!

Me llamo Sonia, vengo de Italia, tengo 46 años y estoy  empezando mi camino de vida monástica como postulante en la comunidad del monasterio benedictino S. M. de Carbajal en León... 

LEER MÁS...

Notas importantes:

  • Este espacio no pretende plantear ninguna análisis teológica o filosófica, sino ofrecer pequeñas sencillas recomendaciones basadas en las Escrituras para vivir mejor.
  • La Biblia que utilizo es La Biblia de Jerusalén – Nueva edición totalmente revisada 2009.
  • La numeración de los Salmos sigue el texto hebreo y, entre paréntesis, la griega (LXX) adoptada por la Liturgia.




Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Teresita (martes, 23 junio 2020 23:25)

    Señor, es tu voluntad es la manifestacion de lo que soy aqui, ahora .Bendita sea por siempre.
    Teresita