· 

¿CÉSAR VS DIOS?

DOMINGO XXIX - A

(Mt 22, 15-21)

 

"Los fariseos se pusieron de acuerdo para sorprender a Jesús en alguna palabra y acusarlo... Y le dicen:  Maestro, sabemos que tú siempre dices la verdad... Dinos: ¿estamos nosotros obligados a pagar impuestos al César, o no? Jesús se da cuenta de la mala intención que llevaban...".

 

Jesús se encuentra entre la espada y la pared.

Si dice que "sí", va contra los pobres y oprimidos.

Si dice "no", dirán: "Rebelión a Roma".

Jesús  les  contesta con ironía. Dice: "Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios".

 

Jesús no piensa lo religioso en conflicto con la autoridad.

Su reino tiene absoluta originalidad y no se realiza al modo humano, sino en el interior de la persona. Trata de promover una transformación profunda en la convivencia humana con su repercusión social.

Pero Jesús no utiliza el poder; no se impone por la fuerza. Su Reino penetra en la sociedad por la siembra y acogida de valores.

 

Y ¿qué es un valor?, me pregunto:

Idea que está en el ambiente

y todos "aplauden".

Y yo, ¿por qué no?

     

     El valor no es mera idea,

     sino principio de actuación.

     No se revela a quien lo mira de lejos

     sin dinamismo interior.

     Penetra en quien,  con espíritu abierto

     y asombro,

     escucha su apelación.

     Sembrado, germina y florece.

     Su vida se vuelve más plena:

     camina a la UNIDAD, 

     al AMOR. 

 

                                                          (R.M.)

 




Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Maria Luisa (lunes, 19 octubre 2020 17:22)

    El Señor, adivinando la intención de los fariseos, no quería contentar afirmativamente sobre la obligación que había de pagar impuesto. Saco una moneda donde había inscrito la figura del Cesar, preguntado de quién era la cara , le respondieron, del Cesar, pues hay que dar a Cesar lo que es del Cesar y a Dios, lo que es De Dios. Hay que cumplir la obligación como ciudadanos y también como cristianos .