· 

MAKARIOS-BENDITO-ALEGRE

TODOS LOS SANTOS

(Mt 5, 1-12a)

 

Jesús quiere compartir su visión de la vida, su perspectiva con nosotros. Las bienaventuranzas no son una colección de normas para cumplir, sino una expresión de su opinión, de lo que sería, según él o según Dios, una vida para el Reino.

Y nos sorprende porque lo ve todo diferente a nosotros. Nosotros somos felices si tenemos buena salud, si nos quieren y admiran, si disponemos de... Jesús lo ve muy diferente. 

Él empieza con la palabra "MAKARIOS " (bendito), pero, mejor, la traducción es "alegre". Y nos va a decir quiénes son estos alegres para él.

- Los pobres de espíritu, abiertos a recibir la vida como don agradecido.

- Los que lloran y aguantan el sufrimiento de su crecimiento interior.

- Los mansos que se mantienen fieles a su identidad a pesar del conflicto.

- Los que desean ser sanados y salvados.

- Los misericordiosos que realizan actos de misericordia porque se ponen en la piel del otro.

- Los limpios de corazón que han vendido el campo y solo tienen el tesoro en sus manos.

- Los que actúan eficazmente para que haya siempre paz a su alrededor.

- Bendecidos y felices si somos perseguidos, insultados y calumniados.

Son dos fotografías muy diferentes de una misma palabra: FELICIDAD. ¿A qué se debe esta diferencia? A la diferencia de cámara.

La cámara de Jesús es de alta resolución: permite aumentar de tamaño los detalles de la imagen y verlos en su profundidad. Incluso los más pequeños que, a simple vista, pasan desapercibidos.

Nuestra cámara es de muy baja resolución. Por eso no vemos la profundidad de la felicidad. Nos merece la pena ahorrar y comprar una cámara como la de Jesús.

 

 

                                        (E.A.)




Escribir comentario

Comentarios: 0