"VEN, SEÑOR".

"VELAD"

Velad, ¿por qué?

Comienza el adviento. La Iglesia nos dice que Dios viene.

 

Y ¿a qué viene? ¿Necesito yo, para algo, a Dios?  

Vivimos tan "entretenidos" que no "pillamos" la sed que nos habita. ¿No es verdad que quieres siempre "más"?

 

Tal vez no lo sepas, pero la sed de infinito que vive en tu ser más íntimo, ese "siempre más" que buscas y deseas, es sed de Dios. Sólo Dios puede colmar tu deseo de felicidad . Dios te quiere. Así de sencillo, Dios te quiere.

 

¿Podemos parar los pies a Dios si es AMOR?

Amar es no calcular jamás. Dios no calcula. Dios te ama. No está esperando que tú des una respuesta más o menos positiva, no espera a que tú se lo pidas. Dios te ama. Dios sale hoy a tu encuentro. Dios quiere entrar en contacto contigo. Dios quiere unirse a ti. Dios quiere hacer de ti un ser feliz.

 

Jesús nos dice "velad" porque no siempre es fácil descubrir su presencia. Vivimos tan entretenidos en nuestros afanes... Pero está contigo y te quiere y trabaja contigo,  y lucha contigo, y llora contigo... 

 

 

Llámale: ¡Ven, Señor!. Y lo descubrirás.

Y tu vida cambiará. Y, no lo dudes, siempre a más y mejor.

Con Él, te espera la FELICIDAD (con mayúsculas).

 

                                                                 (R.M.) 


              

 

 



Escribir comentario

Comentarios: 0