· 

"VELAD"

DOMINGO I DE ADVIENTO - B

(Mc 13,33-37)

 

En el ejército romano, un guardia podía ser ejecutado por quedarse dormido. ¿Por qué? Porque un guardia dormido permitía al enemigo entrar y matar a todos.

Esta vigilancia tan exquisita es igual de importante para nosotros. Y, por eso, nos la recomienda Jesús: "Velad".

Y ¿qué es velar? Es vivir con gran intensidad de vida como buenos trabajadores de la viña del Señor.

Nuestro  contrato no dice: "Te contrato para descansar o dormir". Dice: "Te contrato para trabajar"

Y ¿qué obrero no llega cansado al final de la jornada? Sería una vergüenza no haberse cansado. Indicaría que es un holgazán que no merece el denario.

 

Desgraciadamente durante mucho tiempo se han interpretado estos mensajes como amenaza de condenación. Nada más lejos de eso,

Esta invitación de Jesús a la vela, a la espera, está llena de alegría. ¿Cuál es el problema? Pues que, aunque lo normal es que el viajero viaje de día, nunca se sabe.

 

Tenemos que descubrir la presencia de Jesús en los momentos de oscuridad en los que estamos menos despiertos.

Velad, pues, para estar atentos a todo y que no se nos escape ese torrente de amor y de alegría sanadora que nos trae el   Señor.

 

                                                (E.A.)

 




Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Ch. (domingo, 29 noviembre 2020 12:05)

    Ernestina, Gracias por la luz en tus palabras