· 

MARÍA DICE "SÍ".

Tenemos una historia curiosa: la de  una mujer, casi una niña, que no es nadie, y de un pueblo desconocido. Vive en una sociedad en la que la mujer es despreciada por ser mujer. Así y todo, ella es muy afortunada: ha tenido la suerte de estar comprometida con un hombre bueno para casarse y llevar una vida tranquila y feliz.

Pero, un día, ante ella, aparece una extraña figura que le propone un plan descabellado que la sorprende y aterroriza. Sin embargo, ¡qué suerte! porque puede decir que "no" porque ella es libre.

Entonces razona con prudencia: No te compliques la vida, eres muy joven y, lo mejor, es llevar una vida normal, como todos, según lo tenías planeado. No es un buen momento para hacer cambios.

Sin embargo al mismo tiempo repasa lentamente las palabras del extraño: "Alégrate"; "No tengas miedo"; "Para Dios no hay nada imposible". Y con voz temblorosa dice: Adelante, aquí estoy.

Comprendió que, aunque no era su momento, sí era el momento de Dios y había que decirle "SÍ".

María se ganó su puesto en la historia no por su inteligencia ni por su belleza; ni tampoco por ser buena; sino por un sencillo a una extraña propuesta de un extraño personaje.

Es ejemplo, para nosotros, de cómo responder cuando se mete en nuestra vida lo imprevisto, lo impredecible.

 

                                             (E.A.)



Escribir comentario

Comentarios: 0