· 

"A LAS DURAS Y A LAS MADURAS"

DOMINGO III DE ADVIENTO

Evangelio: Jn 1,6-8.19-28

 

Juan viene como testigo de Jesús para que todos crean en él porque es el principal personaje. Esto debe quedar muy claro.

El diálogo posterior entre los sacerdotes y levitas toma un cierto sabor de interrogación hostil:  Y tú, ¿quién eres? Juan sabe muy bien lo que se dice de él; dicen que es el Mesías, y quiere cortar rápidamente este rumor: No soy el Mesías. Tampoco es ninguno de los grandes profetas. Él sabe muy bien quién es; tiene muy clara su identidad (No soy el Mesías). Y también tiene muy clara su misión: Soy el que prepara el camino.

Claro ejemplo del hombre que tiene respondidos sus existenciales humanos. A una persona así, nada ni nadie le hace tambalear.

Vuelve luego el interrogatorio: ¿Por qué bautizas a los judíos si sólo los gentiles necesitan convertirse? Juan les dice: Porque os quiero preparar para la venida del Mesías.

¡Pobre Juan! Sus inquisidores  son claramente hostiles. Pero él ¡qué valiente! Arriesga todo por presentar a Jesús incluso poniendo en riesgo su vida.

Y ¿qué nos dice a nosotros, Juan? Nos dice: Tienes que dar testimonio de tu fe cuando te va bien y cuando te va mal. Si quieres seguir a Jesús, tienes que estar a las duras y a las maduras.

 

                                                (E.A.)



Escribir comentario

Comentarios: 0