· 

¡MARÍA!

DOMINGO IV DE ADVIENTO - B

"... Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo..." (Lc 1,26-38).

 

¿Qué imagen tenemos de la Virgen María? A veces, como la de una persona blanda, un poco ñoña, incluso; llena de coronas y flores, con las manos juntas y envuelta entre nubes.

¡Qué equivocación!

La Virgen fue una mujer muy resuelta, muy viva y firme, con una claridad impresionante de su identidad y sentido de vida.

Curiosamente, los evangelios no nos la presentan nunca rezando, sino en movimiento, en acción: para ver a su prima, camino de Belén, huyendo a Egipto, yendo al templo, asistiendo a unas bodas...

Llamada a una misión grandiosa, se mantiene siempre a la altura de su encargo con fidelidad hasta el final.  Respondió siempre con fe a los acontecimientos de su vida.

¿Qué significa responder con fe? Significa que ella creyó que, aunque no lo entendiera, había siempre una conexión entre lo que le ocurría y Dios. Jamás estaba su vida sometida al azar.

De pronto, Dios la hace madre soltera sin culpa. Arruina completamente su vida y para siempre.  Tiene todo el derecho a quejarse y ella ¿qué hace? Pues canta el magníficat, proclamando la grandeza del Señor, lo que ha hecho en su vida, con una alegría desconcertante y misteriosa.

Esta es nuestra madre.

 

                                                 (E.A.)

 



Escribir comentario

Comentarios: 0