SANTOS INOCENTES, 28-XII-20

Mt 2, 13-18

 

Comienza un momento difícil para la familia de Jesús, sobre todo, para José. Ha pasado, en un abrir y cerrar de ojos,  de ser un ciudadano respetado, de clase media, con una buena boda en perspectiva a ser un fugitivo cargando con una mujer sospechosa de adulterio.  Tienen que ir, además, a un país en el que no son ciudadanos. Todo, en su vida, se convierte en ilegal. Esta es una gran noche para José.

Pero él responde nuevamente con total obediencia. Una obediencia como nos la presenta San Benito en la Regla: sin vacilación, sin tardanza, sin tibieza, sin murmuración, sin ninguna queja que implique resistencia al plan de Dios.

Va recorriendo su camino paso a paso según se le va presentando la vida y con determinación. 

Herodes manda matar a los niños menores de 2 años porque tiene mucho miedo a perder el poder. El miedo produce siempre actitudes defensivas, agresividad... Finalmente, el mensaje de Mateo es de gran esperanza para nosotros porque se nos anuncia que, a pesar de las dificultades que encontremos, el plan del Señor se va siempre a realizar porque tenemos al Emmanuel, a Jesús con nosotros.

 

                                                                 (E.A.)


Escribir comentario

Comentarios: 0