· 

"VENID Y LO VERÉIS"

DOMINGO II - TIEMPO ORDINARIO - B

Lectura del santo evangelio según san Juan (1,35-42):

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice: «Éste es el Cordero de Dios.»

Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús.

Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta: «¿Qué buscáis?»

Ellos le contestaron: «Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?»

Él les dijo: «Venid y lo veréis.»

Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; serían las cuatro de la tarde. Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice: «Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo).»

Y lo llevó a Jesús.

Jesús se le quedó mirando y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro).»

 

¡Qué postura tan coherente la de Juan! Envía a sus dos discípulos a seguir a su primo Jesús. Es una conducta muy contraria a la habitual humana (venid, chicos; seguidme).

A la pregunta de Jesús "¿qué buscáis?", ellos responden con otra pregunta: "¿dónde vives?". La palabra utilizada no indica un lugar como normalmente se malinterpreta, sino una relación. No buscan dónde vive Jesús, sino: ¿quién eres? ¿de qué quieres hablar con nosotros?

"Venid y veréis" son las primeras palabras de Jesús en este evangelio. Y esta es la llamada que hace Jesús a todo discípulo. Es llamada a una relación con él.

Andrés va hacia su hermano Pedro para llevarlo a Jesús. No tiene un envío especial, ni una gran preparación previa, ni ningún medio social impactante y técnicamente preciso. Únicamente se acerca a su hermano. Pero este acercarse sencillo tiene una gran consecuencia.

Andrés se presenta siempre así en el evangelio de Juan. Lleva a los demás a Cristo: a un niño con cinco panes y dos peces, también a un grupo de griegos. Es una gran figura, aunque no tiene un merecido reconocimiento en los evangelios. Pero, con su sencillez y cercanía, consigue grandes resultados para Jesús.

La escena acaba preciosa: traspaso de discípulos. Y Juan silenciosamente se va; y solo aparecerá, y muy discretamente, en el  capítulo 3 para afirmar con rotundidad "yo tengo que menguar, él tiene que  crecer".

 

 

                                                            (E.A.)


Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Nancy Lozano H. (domingo, 17 enero 2021 22:12)

    Hermosa y profunda reflexión!!!
    Al mismo tiempo, clara invitación a hacer lo mismo: conducir a los otros al encuentro con Jesús. Sencillamente y sin protagonismos.

  • #2

    Ernestina (lunes, 18 enero 2021 21:54)

    Muchas gracias por el comentario
    Un abrazo grande

  • #3

    marielferlo@gmail.com (viernes, 22 enero 2021 23:06)

    Hola:
    Quisiera saber si necesitan nuevas vocaciones. Tengo 44 años y desde hace tiempo siento una gran inquietud religiosa q me hace convivir con Dios desde dentro de la vida religiosa. Quisiera saber si es posible hacer una convivencia con vosotras. Gracias