· 

CONVERSIÓN DE SAN PABLO

EVANGELIO. Marcos (16,15-18):

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos.»

 

A los discípulos de Jesús les está costando mucho creer en la resurrección. Tienen que ir a Galilea, una larga caminata, que significa recorrer un camino de fe que les lleve a iniciar una vida nueva. Vida que supone no solo entender unas teorías o enseñanzas, sino vivir como vivió Jesús. Y éste les encarga una misión asombrosa: hacer discípulos y bautizarlos. Es decir, hacer que entren en una relación profunda con Jesús. Y, para nosotros, también está esta misión. Pero ¿cómo llevar todos los hombres a Jesús? ¿cómo transmitirles a ellos que Jesús les ama? Misión difícil porque vivimos en un mundo complejo y hostil. Pero Jesús nos da el poder que necesitamos para la misión y mucho más de lo que podríamos imaginar. ¿Qué necesitamos? Pues empezar a caminar.

 

 

                                                          (E.A.)

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0