INFECTEMOS LA ALEGRÍA DE DIOS

DOMINGO  VI - CICLO B

Evangelio: Mc 1, 40 - 45

 

Este pasaje parece girar en torno a la lepra. Pero la clave es la desesperación de un hombre dispuesto a cualquier cosa con tal de ser sanado. Arriesga todo; se acerca a Jesús quebrantando una ley  judía inviolable.

¿Qué hace Jesús? ¿Se retira por el posible contagio? No. ¿Le recuerda al leproso que está quebrantando la ley? No. ¿Le receta antibióticos para curarle la lepra? No. ¿Qué hace Jesús? Nos dice el texto: "Movido por la compasión, le mira, le toca y le cura". ,

La palabra "compasión" está mal traducida. En los textos más antiguos del evangelio que son los más fiables, la palabra que utiliza es totalmente diferente; es "ira", "enfado". Jesús está movido por el enfado a causa de unas estructuras sociales injustas y falsas que equiparaban santidad y limpieza corporal.

Expresó su enojo por la injusticia tendiendo la mano y curando al hombre quebrantando ante todos la ley.

¿Qué arriesgó Jesús? Todo: la desaprobación de su comunidad y la posibilidad de que también él fuera considerado inmundo.

Y ¿por qué curó Jesús al leproso? Porque tomó la lepra para sí mismo y se contaminó. Cambió de lugar con el leproso.

Y éste, lleno de alegría, se convierte en buena noticia para los de su alrededor. Es una alegría contagiosa que se propaga más rápidamente que la lepra.

Pero ¿por qué está alegre este leproso? ¿Porque le han curado? Sí y no. Sobre todo, está alegre porque al ser curado, puede volver a su casa, con su familia, puede trabajar, incorporarse a la vida normal.

Aquí está la gran diferencia: uno puede curarse; pero la plenitud del ser humano solo está en la relación con los demás.

Que a nosotros no se nos pegue la lepra —que abunda mucho—; vayamos contagiando la alegría de Dios para infectar a todo el mundo. 

 

 

                                         (E.A.)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0