· 

MUÉSTRANOS AL PADRE

Evangelio: Juan 14, 6-14

En aquel tiempo, dijo Jesús a Tomás:

«Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí».

«Si me conocéis a mi, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto».

Felipe le dice:

«Señor, muéstranos al Padre y nos basta».

Jesús le replica:

«Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre" ? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, él mismo hace las obras, Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras.

En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre. Y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré».

 

Reflexión del Evangelio 

 

¡Qué bonito este trato familiar de los discípulos! con Jesús, sin protocolo ni etiqueta; con naturalidad y sencillez hablan y se hacen preguntas.

Tomás es el preguntón del grupo: Señor, ¿cómo podemos reconocer el buen camino? Porque estoy últimamente fatal: muy confundido, caminando con muchos miedos, muy metido siempre en lo mío.

Y Jesús le dice: Tomás, yo soy lo que buscas porque soy tu Camino, soy la Verdad y soy tu Vida.

Felipe, viendo a Tomás, se anima y le hace a Jesús una petición: Muéstranos al Padre.

Y Jesús también se refiere a él como la manifestación plena del Padre.

Luego les invita a creer en él; pero como les ve poco convencidos, les hace dos promesas para animarles: la primera es que van a hacer grandes obras; y la segunda es que lo que lo que pidan se les va a conceder.

Se ponen muy contentos: van a ser famosos y a obtener todo lo que desean.

Pero hay unos detalles que se les han pasado desapercibidos: las obras mayores mayores no son por espectaculares o sensacionalistas, sino todo lo contrario: por ser pequeñas y de segunda mano por lo que van a tener un gran ámbito de influencia. Van a llegar a muchos.

Y referente a la petición: tienen que tener su respaldo y tiene que ir de acuerdo con su identidad. ¡Qué mala suerte! porque su identidad es obedecer y entregar su vida.

 

                                            (E.A.)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Casina (lunes, 03 mayo 2021 11:51)

    Gracias por esa reflexión que termina con las “obras pequeñas”.
    Nos ayuda a sentirnos unidos al padre con la escoba y la fregona..,

  • #2

    Ernestina (lunes, 03 mayo 2021 16:34)

    Muchas gracias Casina por su comentario
    Es difícil mantenerse en lo pequeño porque no recibe mucha alabanza
    Pero merece la pena intentarlo
    Hacer la segunda voz
    Un fuerte abrazo