NECESIDAD DE TI

Todo el mundo conoce y está maravillado de los milagros de Jesús y la visita a su pueblo natal se preve grandiosa. Jesús mismo va ilusionado: seguro que están orgullosos de él y le hacen una bienvenida con todos los honores; un gran desfile. 

Pero ¡qué gran desilusión! Llega y apenas le reciben. Va a la sinagoga y se preguntan: pero ?quién es éste? Se tiene por maestro, pero no ha ido a la escuela de los rabinos. Y, además, no tiene buena fama: hay dudas de la legitimidad de su nacimiento y hace muchas cosas raras. Parece como que estuviera fuera de sí, como si estuviera loco.

'Pobre Jesús! Queda decepcionado y triste por el rechazo; impresionado por su incredulidad. No se lo esperaba, pero lo acepta con serenidad como el precio que debe pagar todo profeta fiel a su mensaje.

El problema parece ser la incredulidad.

Pero tú, Jesús, has atravesado puertas cerradas, has tirado al suelo a un incrédulo y perseguidor como fue Pablo; aún hoy día hay muchas conversiones de personas ateas que nos sorprenden. Tú, Jesús, que has vencido a la enfermedad, el pecado y la muerte, ¿no vas a poder vencer la falta de fe?

Quizás lo que nos falta no es la fe, sino la necesidad de ti. Toda historia humana comienza con un gesto; pero no con un gesto de fe, sino de humildad: no me basto a mí mismo. Necesito alguien más.

 

                                     (E.A.)


Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Casina (domingo, 04 julio 2021 17:13)

    ¡Qué bien resumido, Madre Ernestina!

  • #2

    Ernestina (lunes, 05 julio 2021 05:30)

    Muchas Gracias Casina
    Un fuerte abrazo