ME DIJO...

Hoy, 11 de julio, celebramos la fiesta de San Benito, Patrono de Europa. 

 

"Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos , porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa (Mt 5,1-11).

 

- ¿Qué te pasa? Te veo un poco raro.

- Más que raro, estoy sorprendido. Resulta que fui a Jesús a pedirle algunas cosas que necesito para ser feliz: irme a descansar al campo, tomar vacaciones, bastante inteligencia y salud, aplausos de todos, un poco de dinero... Y resulta que empezó a hablarme de pobreza, de lágrimas, de pasar hambre, de persecuciones. Casi como si llegara a decirme que la felicidad está en tener una mala situación, un mal día.

- Pero, ¡que horror! ¿No pediste que te lo explicara?

- Sí, pero no creas que me aclaró mucho. Me dijo que solo cuando él es lo más importante en la vida para una persona, ésta es feliz. Me dijo que el problema no es lo que yo soy ni la situación que tengo, sino a quién miro, en quién pongo mi fortaleza y mi esperanza. Me dijo también, que le pedimos muchas cosas para poder disfrutar de la vida, pero que él se nos da como Vida para que podamos disfrutar de todas las cosas.

Y terminó de un modo más solemne: la felicidad o bienestar es un estado existencial permanente que se encuentra siempre y solo en la unión con Dios.

 

                                               (E.A.)


Escribir comentario

Comentarios: 0