· 

NO, NUNCA, JAMÁS.

DOMINGO XXI, CICLO B

En aquel tiempo, muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron: «Este modo de hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso?»

...

Desde entonces, muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él.

Entonces Jesús dijo ... Y tú, ¿te quieres marchar?  (Jn6,60-69).

 

Y tú, ¿te quieres marchar?

            Y ¿dónde me puedo ir?

            ¿Dónde mejor estar?

            Vanas palabras digo

            porque no te quiero dejar.

            Sin ti, ¿cómo vivir?

            ¿Podría respirar?

            ¿Dónde poner mis ojos?

            ¿Y cómo descansar?

            El alba tiene un sentido

porque te puedo “mirar”.

Mis pies siguen airosos

tan sólo tras tu caminar.

No quiero irme, Jesús.

Sin ti, morir es vivir:

puro agonizar.

¿Irme, preguntas?

NO, NUNCA, JAMÁS.

¿Como Pedro, el fanfarrón?

Tal vez, no lo sé.

Mas, como él,

con tiempo de "llorar".

 

 

                                 (R.M.)

 


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    modesto serrano hidalgo (domingo, 22 agosto 2021 18:51)

    Gracias, bella forma de decirle a Jesús no nunca te dejaré.