· 

JESÚS ME HABLA...

DOMINGO XXIV - CICLO B

Reflexión:

Jesús está conversando con sus discípulos mientras van de camino. Todo el diálogo se centra en la persona de Jesús.

¿Cómo le ven los demás? El pueblo piensa que es un profeta. Pedro, en nombre de todos los apóstoles, le reconoce como Mesías. Pero no tienen claro qué significa ese mesianismo de Jesús. Y, por tanto, desconocen qué implica su seguimiento.

Jesús habla de "negarse a sí mismo". Pero ¿qué es eso? No es un programa de ascetismo para el crecimiento personal de humildad. Tiene que ver con un desocuparse de uno mismo, desentenderse de uno para atender solo a Dios.

Pedro no entiende esto y choca abiertamente con Jesús que llega, incluso, a llamarle Satanás. Éste es un nombre simbólico: Satanás es el que conduce a la mentira, al error y desvía de la misión.

Hoy en día tenemos un gran reto. El conservar la vida es la gran tentación: medicinas alternativas, herbolarios, cosméticos, dietas especiales, alimentos ecológicos, cirugía plástica... Todo nos invita a conservarnos. Y esto puede impedir la llamada de Jesús a "perder la vida" porque sustituye la salvación del alma por la salud corporal.

 

                                         (E:A.)

 

 

 

 

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0