"SÍGUEME"

El círculo de los amigos de Jesús no eran del grupo de los refinados, de los bien vestidos y sofisticados de su época.

Jesús no había ido a escuelas importantes en Inglaterra, sino que fue educado en el trabajo fuerte con su padre.

Luego escogió como amigos a doce hombres marginados de la sociedad y que eran hasta malos en su oficio de pescadores.

Y, finalmente, sus seguidores eran los paralíticos, ciegos, cojos, mudos y endemoniados.

Y, dentro de este estilo de Jesús, sí cabe Mateo:, recaudador de impuestos, odiado por el pueblo, a quien invita a ser su amigo. Mateo acepta arriesgando su porvenir. Y, además, le presenta a todos sus compañeros, también recaudadores y pecadores.

¡Qué escándalo, Jesús! Tú con los pecadores.

Claro; tú quieres que tenga misericordia contigo, pero no con los demás. Pues fíjate en tu carnet de identidad, ¿qué pone? De profesión, pecadora. Y, si vas al banco, verás cómo está tu cuenta, siempre en números rojos, con deudas impagables. Sí, estás alejada de tu deber ser, de tu semejanza conmigo. Pero eres afortunada porque, precisamente, he venido por ti, por los necesitados como tú. Así que "Ven y sígueme".

 

                                                     (E.A.)


Escribir comentario

Comentarios: 0