· 

¿PREJUICIOS O SALTAR FRONTERAS?

"... Felipe encuentra a Natanael y le dice: Aquel de quien escribieron Moisés en la ley y los profetas, lo hemos encontrado, Jesús, hijo de José, de Nazaret. Natanael le replicó: ¿De Nazaret puede salir algo bueno? Felipe le responde: Ven y verás. 

Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño. Natanael le contesta: ¿De qué me conoces" Jesús le responde: Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi. Natanael respondió: Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel..." (Jn 1).

 

Natanael tenía muchos prejuicios que le tenían escéptico: "De Nazaret puede salir algo bueno?.

Los prejuicios son el producto de nuestra historia, de lo aprendido y vivido, fuerzas muy destructivas que nos impiden el acceso a la verdad.

Felipe es inteligente y nos discute con Natanael. Sabe que es difícil convencerle; pero sí le invita a que él mismo se acerque a Jesús. Pero para ir a Jesús, Natanael tiene que dar un gran paso: salir de su subjetivismo porque seguir a Jesús implica un constante cruzar fronteras.

Natanael tiene algo muy bueno que Jesús remarca: no tiene máscara ni postizos; no hay en él nada engañoso y busca la verdad; y, además, es humilde y deja su presunción y sentimiento de superioridad frente a Jesús. Desde abajo, le reconoce como Hijo de Dios y Rey de Israel.

¿Tú también cruzas fronteras o te quedas en tus prejuicios?

 

                                            (E.A.)

 

 

 

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0