LA RELACIÓN

Los fariseos, como siempre, intentan que Jesús pierda credibilidad y le preguntan si está permitido el divorcio. (El hombre podía divorciarse de su mujer por cualquier fallo. Y, además, solo le permitía al hombre el divorcio nunca a la mujer).

Dios nos creó para necesitar otras personas porque no es bueno que el hombre esté solo. Él creó la relación porque la relación hace al hombre persona. Las relaciones no son nunca un problema a resolver, sino un misterio a vivir. Y, como siempre, Jesús se centra en lo positivo: enfatiza el valor del matrimonio, remontándolo al principio, al verdadero designio de Dios. En Él siempre hay una voluntad clara de unidad, de armonía. 

Jesús nos llama siempre a una visión más elevada de las situaciones; a ver qué es lo que a Dios le agrada.

¿Hay buenas noticias para los divorciados? En la fe cristiana, sí. Hay escucha comprensiva y se da otra oportunidad. La última palabra de Dios es siempre una palabra de acogida y perdón.

 

                                      (E.A.)

 

 

 

 

 

 

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0