· 

¡SÍGUEME!

DOMINGO XXVIII - CICLO B

"En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?»

Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre.»

Él replicó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde pequeño.»

Jesús se le quedó mirando con cariño y le dijo: «Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego sígueme

A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó pesaroso, porque era muy rico. Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el reino de Dios!..." (Mc 10,17-30).

 

 

—    ¿Qué te pasa que estás tan triste, tú, un joven con buena salud, magistrado y con tantas posesiones?

—    Es que acabo de perder a mi mejor amigo, uno que me quiere tanto que daría su vida por mí y siento que lo he perdido todo.

—    Pues, ¿qué pasó?

—    Él me dijo: Vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres y vente conmigo. Pero él es pobre, muy pobre. Yo tengo una casa grande, buena y él va de un lugar a otro sin tener dónde reclinar la cabeza. Yo tengo muchos que me atienden, me hacen la comida y me cuidan. Pero él va lavando los pies a todos, recogiendo a los que nadie quiere: a los enfermos, a los ciegos, a los leprosos, a los que andan tirados por los caminos. Él nunca lleva dinero, ni bastón, ni alforja… Esta propuesta suya me pilló desprevenido, me dio miedo y le dije que no me iba con él. La cosa es que pensé que iba a ser feliz con mis cosas y comodidades; pero, ¡qué va! Tengo una profunda tristeza.

—    Y ¿si vuelves? Mira a ver si le coges por el camino y le dices que te has arrepentido y que le quieres seguir. Seguro que te está esperando. Yo le conozco bien. Él nunca te abandonará si tú lo has vendido todo por él. Siempre tendrás lo necesario. Tienes que confiar. ¡Ánimo! Estás aún a tiempo. No tengas miedo. 

 

                                          (E.A.)


Escribir comentario

Comentarios: 0