SOY UN GRANO DE TRIGO

Hoy celebramos, en la ciudad de León, la fiesta de nuestro patrono, SAN MARCELO, mártir de los primeros siglos del cristianismo. 

El evangelio de hoy es:

 

"En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: OS digo que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto...." (Jn 12,24-26).

 

Comentario

 

¡Hola! Soy un grano de trigo, la parte comestible de esa planta. Mido solo unos 4 mm, pero soy muy importante.

Cuando me muelen, se obtiene de mí una harina muy buena para hacer el pan. Soy, además, un alimento muy completo: tengo proteínas, minerales y vitaminas; y, además, no hago engordar. 

Estaba yo muy feliz con mi identidad, mi utilidad; pero ha aparecido por los campos de Galilea, un personaje  extraño, Jesús de Nazaret, que dice que si no caigo en tierra y muero, no valgo para nada; vivo solo para mí mismo. Dice que es mejor que me meta en la tierra profundamente y muera; dice que no me dé tanta importancia porque es más importante mi muerte.

¡Qué curioso! ¿Cómo puede ser más importante morir que vivir?, le pregunté. Y él me contesto: porque cuando a ti te entierran te empiezas a hinchar y de ti sale una planta que se denomina "padre" y de la que salen muchos hijos. Te impresionaría saber que puedes llegar a tener hasta cuatrocientos hijos; te haces muy fecundo. Sin embargo, si te preocupas solo de salvar tu vida, te terminas pudriendo y perdiendo.

No tengas miedo, grano de trigo, a morir. ¡Ánimo!

 

                                              (E.A.)


Escribir comentario

Comentarios: 0