· 

DOMINGO XXXI - CICLO B


En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?»
Respondió Jesús: «El primero es: "Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser." El segundo es éste: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo." No hay mandamiento mayor que éstos.»
El escriba replicó: «Muy bien, Maestro, tienes razón cuando dices que el Señor es uno solo y no hay otro fuera de él; y que amarlo con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser, y amar al prójimo como a uno mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.»
Jesús, viendo que había respondido sensatamente, le dijo: «No estás lejos del reino de Dios.» Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas (Mt 5,1-12).

 

Interesante diálogo entre Jesús y el escriba. Es un hombre no interesado en discutir con Jesús para provocar un conflicto, sino en dialogar con él para buscar juntos la verdad.

El tema es: "¿Cuál es el mandamiento principal de la ley?". Jesús responde poniendo en primer lugar el amor a Dios, pero matiza que no es un amor de cualquier modo, sino con todo el corazón. Es decir, apasionado por el Señor y sus cosas. Y también añade "con todas sus fuerzas", porque amar al Señor no es cuestión de fe únicamente, sino que requiere esfuerzo y energía.

A veces, vivimos como si ya estuviéramos en la meta. Pero estamos de viaje y hemos de caminar dando lo mejor de uno mismo y asumiendo riesgos, sacrificios y luchas.

Y, de pronto, sigue hablando Jesús y menciona el amor al prójimo. Y el escriba queda asombrado no porque este mandamiento no estuviera en la ley, porque sí estaba en el Levítico, sino por vincularlo al amor de Dios. Es decir, que el amor a Dios no se refleja en palabras altisonantes de alabanza al Señor, sino en cómo vivimos la relación con los hermanos. Y ¡qué extraordinario y sorprendente! El escriba empatiza inmediatamente con este enfoque de Jesús.

                                        (E.A.)


Escribir comentario

Comentarios: 0