· 

ASPIRACIONES PARA SER FELIZ

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros» (Mt 5,1-12).

 

¡Qué extrañas las aspiraciones de un cristiano para ser feliz!: Ser pobre, , llorar, tener hambre, ser perseguido, la mansedumbre... Más que bienaventuranzas parecen  caminos arriesgados y duros de vida. ¿Es fácil seguir este camino? A simple vista, se ve que no. No es necesario ser muy inteligente. Es un camino sorprendente ya desde el inicio.

Se anuncian también unas promesas, pero son eso, promesas que no sabemos si se cumplirán.

Muy pocos siguen este camino.

Contrasta profundamente con la visión humana de la felicidad porque afirma que personas con mala suerte y situaciones difíciles y dramática son las destinadas a la bienaventuranza. Inversión total y radical de nuestra manera de pensar y vivir por lo que desechamos toda disminución física, psicológica y social. Y nos aferramos a la salud, la riqueza, el prestigio y la fama.

Pues bien, podemos aprovechar el día de hoy para inscribirnos en este camino: Se abre ya la inscripción.

 

                                           (E.A.)


Escribir comentario

Comentarios: 0