· 

KAIRÓS

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «En aquellos días, después de esa gran angustia, el sol se hará tinieblas, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, los astros se tambalearán. Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad; enviará a los ángeles para reunir a sus elegidos de los cuatro vientos, de horizonte a horizonte. Aprended de esta parábola de la higuera: Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las yemas, deducís que el verano está cerca; pues cuando veáis vosotros suceder esto, sabed que él está cerca, a la puerta. Os aseguro que no pasará esta generación antes que todo se cumpla. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán, aunque el día y la hora nadie lo sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sólo el Padre» (Mc (13,24-32).

 

Comentario:

El texto que se nos presenta es una exhortación a vivir con plenitud y esperanza el momento presente. Hay algo que desaparece, pero también algo nuevo que nace y mucho mejor. Tenemos atentos a eso que surge y aprender de la higuera que tranquilamente pierde sus hojas en el invierno y florece en primavera. Siempre viene, finalmente, la flor y el fruto.

Y nos preguntamos: ¿cuándo ocurrirá eso? Unos dicen: no importa mucho. Y viven desatendiendo la vida. Otros dicen: debemos saber el día concreto y la hora exacta.

No sabemos cuándo viene Jesús. Entonces, hay que estar siempre alerta para que no se nos escape el momento de su venida.

Una cosa es llegar tarde a comer y otra muy diferente es llegar tarde al kairós, a ese momento concreto porque se pierde toda la vida.

Y ¿qué es ese "estar preparado"? ¿Mirad todo el tiempo al cielo para ver cuándo llega Jesús? Parece que no. ¿Sentarse a reflexionar cómo será nuestro futuro? Parece que tampoco.

Entonces, ¿cómo vivir? Como la higuera: dando fruto siempre porque todo momento es decisivo, trae su carga de eternidad.

 

                                    (E.A.)


Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Sandra Marcela (domingo, 14 noviembre 2021 12:16)

    Amen

  • #2

    Casina (domingo, 14 noviembre 2021 16:03)

    ¡Qué bonita conclusión para un texto que, de entrada, asusta un poco!
    Vivir haciendo el bien y que no nos perdamos ese encuentro con Jesús.
    ¡Gracias!

  • #3

    Ernestina (martes, 16 noviembre 2021 04:24)

    Muchas gracias Casina por su comentario
    Todo lo que usted pueda aportarnos nos viene bien
    Un abrazo