· 

FIESTA DE LA COMUNIDAD

Ha llegado noviembre.

Y ya estamos en fiesta.

Que, ¿qué celebramos?

Ser monja, en familia,

la jornada entera.

 

Y ser monje, ¿qué es?

 

San Benito lo define

por caminos de obediencia.

Y el Cristo pascual, imagen

en su rostro refleja.

Y eso, ¿cómo se entiende?

“Vivir en Cristo”, dirían.

Hoy, de otra manera.

Benito ya lo anunciaba:

Lo bueno que hagamos

es obra de Cristo en nosotros.

¿Lo recordamos?

Está escrito en la Regla.

 

Toda la vida del monje

es una cuaresma.

Eso dice Benito.

Mas luego pregona:

mirad a la pascua que llega.

¿Con qué nos quedamos?

Signos externos son varios:

vigilia, ayunar...

Mas vividos desde dentro

son riqueza verdadera

pues dibujan en el rostro

alegría, devoción.

Nunca tristeza.

 

Algo más que vive el monje:

día y noche, la salmodia.

Opus Dei, dice Benito:

Cristo obra en el monje

en la liturgia o fuera de ella.

 

¿Y el trabajo? Es la arcilla

que nuestras manos tropiezan;

realidad que, asumida,

es canal de su presencia.

 

Estas somos nosotras,

Las que estamos en fiesta.

¿Por qué? Porque somos felices

de vivir en esta escuela

del servicio divino

y teniendo, hoy por hoy, a

Ernestina de abadesa.

 

                              (R.M.)


Escribir comentario

Comentarios: 0