· 

¿QUÉ DEBEMOS HACER?

 DOMINGO III ADVIENTO, GAUDETE

 

En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan:

«¿Entonces, qué debemos hacer?»

Él contestaba:

«El que tenga dos túnicas, que comparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo».

Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron:

«Maestro, ¿qué debemos hacemos nosotros?»

Él les contestó:

«No exijáis más de lo establecido».

Unos soldados igualmente le preguntaban:

«Y nosotros, ¿qué debemos hacer nosotros?»

Él les contestó:

«No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie con falsas denuncias, sino contentaos con la paga»..." (Lc 3,10-18).

 

COMENTARIO

 

¿Qué hacemos?, preguntan las multitudes a Juan. Y él nos sorprende a todos con su respuesta. De forma breve y sencilla nos hace una propuesta muy profunda que se resume  así: No te basta creer; tienes, sobre todo, que actuar. Por el modo que tienes de vivir, yo sé que estás en el buen camino: el de la conversión.

Te veo rezar y muy interiorizado, pero mi pregunta es: ¿En qué afecta el evangelio a tu conducta diaria? 

¿Qué debemos hacer?

¿Qué debemos hacer?

¿Qué debemos hacer?

¿Te das cuenta? Se repite esta pregunta tres veces en el evangelio. Porque no se trata de qué piensas, qué sientes, sino de qué haces.

 

Y ¿quién eres tú, Juan, que nos dices estas cosas? ¿Eres tú el Mesías?

No. El Mesías viene detrás de mí. Yo no busco popularidad ni aplausos. Tengo en gran estima y admiración al que viene detrás de mí y es mayor que yo. Escuchadle a él. Lo característico suyo es la abundancia del Espíritu. Con su llegada se os promete un desbordamiento del Espíritu en vuestra vida.

¡Ánimo! que ya llega.


Escribir comentario

Comentarios: 0