· 

¡ÁNIMO!

En aquel tiempo, Jesús cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto de la montaña, para orar. Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos. De repente, dos hombres conversaban con él: eran Moisés y Elías, que, apareciendo con gloria, hablaban de su muerte, que iba a consumar en Jerusalén. Pedro y sus compañeros se caían de sueño; y, espabilándose, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él.

Mientras éstos se alejaban, dijo Pedro a Jesús: «Maestro, qué bien se está aquí. Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.» No sabía lo que decía.

Todavía estaba hablando, cuando llegó una nube que los cubrió. Se asustaron al entrar en la nube. Una voz desde la nube decía: «Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle.»

Cuando sonó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos guardaron silencio y, por el momento, no contaron a nadie nada de lo que habían visto. (Lc 9,28b-36).

 

COMENTARIO

Este texto que hemos escuchado es un texto de animación. Dios Padre desde el cielo se acerca a su hijo y le recuerda que está y estará siempre a su lado; también en la cruz.

Jesús transmite ánimo a sus discípulos con el resplandor de su rostro y sus vestidos.

¡Qué curiosos somos los hombres! Podemos estar en presencia de acontecimientos grandiosos y adormilados como Pedro y sus compañeros. De ahí, la importancia de estar muy despiertos para ver las maravillas. Pero ¿qué maravillas? El gran espectáculo de la vida. Pero ésta se nos escapa siempre y no despertamos para escuchar a Jesús.

Mas no solo es escuchar. Hay que vestirse con sus mismos sentimientos: la ternura, el perdón, el ceder el puesto principal, la paciencia... Y esto en la fidelidad del día a día.

Y ¿para nosotros? Ya sé que tienes poco tiempo y mucho trabajo; pero cuando tengas un momento, busca una foto reciente o m´riate al espejo. El resplandor de Dios brilla en tus ojos? ¿Tienes la simpatía de Jesús en tu mirada?

 

                                          (E.A.)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0