· 

JESÚS LLEGA A JERUSALÉN Y...

Jesús llega a Jerusalén para morir y se monta en un pollino; no en un caballo grande de impresionante montura, propio de un gran rey. La gente le aclama como Mesías. Piensa que llega para promover un levantamiento del pueblo y sentarse en el trono de Herodes. Por eso están ahí, con él. Son sus amigos y quieren apoyarle y le aclaman.

Otro grupo, no sabemos si el mismo, dentro de unos días dirá a Poncio Pilato: "Crucifícale".

¿Te has dado cuenta de que todos somos así? Una mezcla de seguidores fieles de Jesús y amigos volubles que aparecen y desaparecen. ?Por qué estos cambios? Por la autoconservación. El miedo a abandonar lo nuestro y seguir plenamente a Jesús hasta el fin. Porque nos preguntamos: ¿Qué va a suponer en mi vida actual este cambio que se me presenta? ¿Me encaja bien? Y veo que no. Me saca de mi comodidad y mi autoengaño. Y prefiero quedarme a las puertas de Jerusalén aplaudiendo al Señor, pero no pasar dentro de la ciudad.

 

                              (E.A.)


Escribir comentario

Comentarios: 0