· 

¿ALICAÍDO? JESÚS VA CONTIGO.

EVANGELIO
En aquel tiempo, Jesús cogió a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto de la montaña, para orar. Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió, sus vestidos brillaban de blancos. De repente, dos hombres conversaban con él: eran Moisés y Elías, que, apareciendo con gloria, hablaban de su muerte, que iba a consumar en Jerusalén. Pedro y sus compañeros se caían de sueño; y, espabilándose, vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él.

Mientras éstos se alejaban, dijo Pedro a Jesús: «Maestro, qué bien se está aquí. Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»

No sabía lo que decía. Todavía estaba hablando, cuando llegó una nube que los cubrió. Se asustaron al entrar en la nube.

Una voz desde la nube decía: «Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle.»

Cuando sonó la voz, se encontró Jesús solo. Ellos guardaron silencio y, por el momento, no contaron a nadie nada de lo que habían visto (Lc 9,28b-36).

 

COMENTARIO

El verdadero trasfondo de la escena de la Transfiguración es el desánimo. Dios Padre sabe que Jesús está desanimado. Él fue verdaderamente humano como tú y  como yo.  Intuye su próxima muerte y tiene miedo. Entonces el Padre le pone la mano en el hombre y le dice: ¡Ánimo! Es difícil, pero tú puedes hacerlo, es tu misión; y yo estoy a tu lado.

También los discípulos están desanimados. No saben aún quién es Jesús, ni qué le pasa; no entienden nada.

El Padre se dirige a ellos y les alienta; les aclara un poco la situación: "Este es mi Hijo, el amado, escuchadlo".

Y ¿nosotros? Pues como ellos: con frecuencia tristes, desanimados y necesitados de un empujón. Y lo recibimos del Espíritu Santo y de la comunidad cristiana.

El sorprendente cambio que ocurrió en Jesús, también ocurre en nuestra vida; pero no como un fogonazo momentáneo, sino para caminar junto a Jesús en todo momento, en los buenos y en los desconcertantes.

La vida cristiana es una práctica transformadora lenta de uno mismo dirigida no a la resignación, sino a la acción constante de la persona sobre sí misma para poder estar a la altura de su ser esencial

 

                                            (E.A.)

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Sandra (domingo, 07 agosto 2022 02:17)

    Amen Señor.

  • #2

    Casina (martes, 09 agosto 2022 15:42)

    ¡Muchas gracias!