· 

"ESFORZAOS": LUCHA POR LA VERDAD

DOMINGO XXI - CICLO C

En Jesús pasaba por ciudades y aldeas enseñando y se encaminaba hacia Jerusalén.

Uno le preguntó:

«Señor, ¿son pocos los que se salvan?».

Él les dijo:

«Esforzaos en entrar por la puerta estrecha, pues os digo que muchos intentarán entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta diciendo:

Señor, ábrenos;

pero él os dirá:

“No sé quiénes sois”.

Entonces comenzaréis a decir:

“Hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas”.

Pero él os dirá:

“No sé de dónde sois. Alejaos de mí todos los que obráis la iniquidad”.

Allí será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán, a Isaac y a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, pero vosotros os veáis arrojados fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios.

Mirad: hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos» (lc13,22-30).

 

COMENTARIO

"Esforzaos en entrar por la puerta estrecha porque os digo que muchos  lo intentarán y no podrán"

¡Qué mal nos cae este versículo! Pero ¿no hablamos de la gratuidad del Reino de los Cielos, de la salvación como regalo? ¿Por qué tendríamos que esforzarnos para obtenerla? 

Jesús emplea una palabra muy fuerte para 'esforzaos' la cual implica una lucha agónica, intensa y con propósito claro. Es la misma palabra que utiliza Pablo en la carta a los Corintios para un atleta que compite en el estadio para ganar. Significa una lucha, una batalla, un esfuerzo agónico y extremo.

Parece que entrar en el Reino de los Cielos fuera como ir a la guerra.

Actualmente esto no nos  encaja. Pero es cierto que la puerta de la salvación no se encuentra fácilmente. ¿Cuál es el problema? La falsedad de vida. La lucha de la que se habla aquí es la lucha por la verdad y salir de los autoengaños. Las personas hacemos hasta lo indecible, hasta las cosas más absurdas para evitar enfrentarnos a nuestra propia persona. 

El amor de Dios y su gracia tiene un efecto de consuelo y ánimo sobre todos nosotros; pero jamás un efecto sedante o anestesiante. Nuestro esfuerzo no nos otorga la salvación, pero nos abre el corazón para acoger acogerla.

Parece, además, que llega un momento en el que es demasiado tarde para entrar por la verdad. Por eso, todo momento se transforma en una urgencia, un ya, ahora, entra, no lo retrases más. Estamos invitados con urgencia a luchar por hacer bien nuestro papel. 

¡Ánimo! Donde está tu sombra, está tu tarea. Hasta que no hagas consciente tu inconsciente él (tu inconsciente) dirigirá tu vida y tú lo llamarás destino.

 

                                 (E.A.)


Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Casina (domingo, 21 agosto 2022 20:16)

    ¡Qué difícil tarea! Esfuerzo para todo. Me gustaría que estos comentarios no quedaran en el móvil después de leerlos.
    ¡Gracias!

  • #2

    Sandra Marcela (lunes, 22 agosto 2022 02:56)

    Señor iluminanos con tu verdad,quiero entrar por la puerta estrecha ,