· 

SER YO MISMO

DOMINGO XXII - C 

...

«Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote, y quedarás pagado. Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; y serás bienaventurado, porque no pueden pagarte; te pagarán en la resurrección de los justos» (Lc 14,1.7-14).

 

COMENTARIO

Desconciertas, como siempre,

Jesús, con tu palabra:

¿No invitar a los parientes?

Los amigos, ¿hacia un lado?

Te acogieron en Betania.

¿Lo recuerdas?

No te entiendo.

¿Que acoja al indigente?

¿Qué pretendes?

 

         Quiero abrir tus horizontes;

         no te cierres.

         No sigas la lógica del mundo:

         Si más tiene, más adquiere.

         Te quiero más humana y libre:

         pura gratuidad, alegre.

         ¿Incómoda resulta tu conducta? 

         Nada importa.    

         Solo así serás tú misma

         y para siempre.

 

 

                        (R.M.)

 


Escribir comentario

Comentarios: 0