· 

SER CRISTIANO...

En la Iglesia y en todas partes, como en Israel, hay personas sabias e inteligentes que saben siempre lo que es correcto e incorrecto, lo que hay que decir y hacer; y quienes, al parecer, cumplen todas las normas y juzgan a quienes no las cumplen. Hay mucha gente que piensa que la vida cristiana es hacerlo todo bien, cumplir todo ritual y hacen la vida rígida y complicada más aún de lo que ya es de por sí.

Curiosamente, hoy nos dice Jesús, que las cosas importantes están ocultas para ellos y son evidentes para los sencillos. Éstos llegan más fácilmente al meollo de las cosas con su cercanía, su familiaridad, su cordialidad, su ausencia de protocolo, sofisticaciones y etiquetas.

Dios ha decidido que algunas cosas importantes solo sean captadas por los sencillos.

¿Qué han entendido éstos? Que ya no tienen que cargar con sus sombras, su vida llena de angustia, sus bolsas llenas de basura y que pueden dárselo a Jesús.

¿Tienes alguna carga pesada sobre ti? ¿Eso que no te gustaría hacer, pero que haces: llegar siempre tarde, hablar mucho o no hablar nada, ser desordenado, encerrarte en ti mismo...? Si no te ves en nada de esto, sorprendería. Pero no te preocupes. ¿Quién te librará de esta carga pesada? No tú con tu fuerza de voluntad, sino Jesús.

Así que cambia tu vida inteligente, rígida y moralista por una vida sencilla, amable, cercana; pero, sobre todo, comprometida.

 

                                        (E.A.)

 

 

 

 

 

igid


Escribir comentario

Comentarios: 0