· 

QUIERO VERTE, JESÚS

Quiero verte, Jesús,

oigo dentro, muy dentro.

  

Viene Zaqueo y resulta

que tiene el mismo deseo. 

Él hace camino entre todos y

halla, para verte, un hueco.

 

Son muchos,  Señor, los que acuden. 

Y tus ojos quedan “presos”

por el mirar de ese hombre.

Te busca.

Te quiere, aun sin saberlo.

 

Y yo,  ¿qué puedo hacer?

Yo quiero verte; te anhelo.

¿He de subirme a ese árbol

como tu amigo Zaqueo?

¿He de olvidarme que barro

en mis sandalias yo llevo?

 

No sé escalar; tú lo sabes.

Vivo siguiendo tus pasos,

cual aprendiz en camino. 

Es todo.

 

¿Puedo verte, Jesús?

No, no, no te veo.

Pero sé que estás a mi lado.

Me embarga la paz el saberlo.

 

No te “veo”, Jesús. 

A veces, te siento.

Y una certeza me envuelve:

TU AMOR SUPERA MI ANHELO.              

 

               (R.M.)

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Sandra Marcela (jueves, 03 noviembre 2022 02:42)

    Te quedaste Señor. me lo recuerdas en cada Misa..en la Creación..en mis Hermanos..

  • #2

    Yolanda Muñoz (lunes, 28 noviembre 2022 22:20)

    Millones de besos a todas las benedictinas y sus postres gloriosos