· 

ALEGRÍA: IMPULSO PARA LA MISIÓN

Hoy, el último día del tiempo pascual, compartimos con vosotr@s la reflexión de sor Ernestina, Abadesa de nuestro Monasterio, sobre el Evangelio de la solemnidad de Pentecostés - Jn 20, 19 - 23.

 

Texto del Evangelio:

 

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:

«Paz a vosotros».

Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:

«Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo».

Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo:

«Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».

Reflexión

"Paz a vosotros". A unos discípulos atemorizados, Jesús les da su paz. Paz que tendrán siempre, a pesar de ser perseguidos, a pesar del odio del mundo.

 

Jesús no les garantiza la ausencia de problemas, sino su presencia de paz y felicidad, su Shalom.

 

Sin embargo, si nos fijamos bien, lo que les da fuerza para salir a evangelizar es la alegría. La alegría que les llega por la presencia del Señor.

Éste es el punto de partida para su misión. Y para esta misión, el Señor les da el poder del Espíritu Santo, soplado sobre ellos.

 

¿Cuál es nuestra situación actual? ¡Es sorprendente! pero la misma que la de los Apóstoles hace 21 siglos.

 

Los discípulos temen a lo que hay fuera: los judíos, y no están dispuestos a salir ni a dejar que nadie entre.

 

También nosotros estamos encerrados y con miedo a lo de fuera. 

 

Pero Jesús entra. Hay un gran movimiento de fuerza desde fuera hacia dentro. Y se pone en medio. Se mete dentro de nuestra comunidad cerrada.

 

Y quizás nosotros mereceríamos, como los Apóstoles, una buena regañina.

Pero no. Esto es la gracia. Recibir lo que uno no merece.

 

Y Jesús nos llama a salir fuera de nuestros recintos de comodidad y miedo para ponernos en camino con la fuerza y la alegría del Espíritu Santo, y salir con nueva vida y cumplir bien nuestra misión.


Si te ha gustado, ¡COMPÁRTELO!

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Teresita (martes, 23 junio 2020 23:31)


    GRACIAS SOR ERNESTINA.! a que temer? Dios esta por encima de toda pandemia, dentro, afuera, arriba, abajo.El esta aqui! en mi casa, porque me ama, y también en su monasterio y el mundo entero.Porque NOS AMA.
    Teresita