Cofradía de Jesús de la Redención cuyo Cristo se conserva en el monasterio de las monjas benedictinas

Las monjas y la Semana Santa de León

 

La Semana Santa de León es una singular manifestación de religiosidad popular que merece ser conocida y valorada en toda su extensión y profundidad. Máxime ahora, en estos albores del siglo XXI, cuando aquella afirmación de Pablo VI, tomada de su exhortación apostólica “Envangelii Nuntiandi”: “la ruptura entre evangelio y cultura es, sin duda alguna, el drama de nuestro tiempo”, mantiene una incuestionable.

 

            Como es sabido, durante diez días, desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Pascua Florida, esta antigua Corte de Reyes se torna escenario de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor a través de la dialéctica de la imaginería. Y es que las gubias de muy esclarecidos imagineros como Gregorio Fernández, Díaz de Tudanca, Luis Salvador Carmona o Víctor de los Ríos, han hecho posible que en esa decena de fechas litúrgicas nuestra iconografía pasionera se torne altar móvil y, por ende, catequesis itinerante.

 

            Si nos atenemos a las noticias que han llegado hasta nosotros, los orígenes históricos de la Semana Santa de León están datados en el primer tercio del siglo XVI. Concretamente, en el 28 de marzo de 1521, Jueves Santo, con nuestra S.I. Catedral como marco y enclave y una procesión de Disciplinantes como manifestación de penitencia.  Hoy, casi cinco centurias más tarde, dieciséis cofradías y hermandades componen el censo de  nuestra Semana Mayor, y son las encargadas de llevar a término en nuestras calles y plazas la representación plástica de  los hechos y sucesos que relatan los Evangelios. 

 

            PAX, la revista que tienes en tus manos, afirma sus raíces en el Monasterio de Santa María de Carbajal, tan vinculado con la Semana Santa de León, declarada en el año 2002 de “Interés Turístico Internacional”. El propósito de dicha publicación  no es otro que contribuir al conocimiento de una de nuestras más claras señas de identidad, tanto el orden espiritual como en el material.

 

            Gracias, pues, a todos cuantos han colaborado con nosotros en este cometido, y a ti, lector, desearte una feliz andadura por estas páginas henchidas de fe y de tradición, que tienen como telón de fondo esa singular manifestación de religiosidad popular, que, como se dijo al principio, es la Semana Santa de León.

 

 

Máximo Cayón

 

 


Las Cofradías de la Semana Santa leonesa y el monasterio benedictino

Las Cofradías y Hermandades de nuestra ciudad son asociaciones de fieles que profesan su Fe durante todo el año. Durante la Semana Santa se representa la Pasión de Nuestro Señor y el Dolor de su Santa Madre. En las procesiones se procesionan imágenes de gran devoción, como pueden ser Nuestro Padre Jesús Nazareno, la Piedad obra de Salvador Carmona, o el Cristo de Medinaceli. Pero las Cofradías y Hermandades son parte viva de la Iglesia, y durante el año realizan cultos, eucaristías y triduos.

 

Hay mucha devoción a las imágenes y muchas de ellas cuentan con oraciones propias. Pero es en la semana de conmemoración de la Pasión cuando las calles y templos de nuestra ciudad se inundan de oraciones y cánticos litúrgicos. En la procesión del Viernes de Dolores, que da comienzo a los diez días procesionales de Semana Santa se reza la Salve a la Virgen de la Iglesia del Mercado, llamada popularmente “La Morenica” a la que Victoriano Crémer dedicó unas estrofas, tituladas “La Virgen de mi calle”:

 

Solo y pequeña y triste

Como una madre campesina.

 

Sin nadie que la preguntara

Porqué llevaba a un hijo muerto por las calles.

 

Sola, como están las madres

cuando tienen un hijo asesinado en sus brazos.

 

Sola, con los siete puñales

en un pequeño corazón de luna.

 

Sola. Sin nadie.

 

¡Ay, aquella Virgen de mi calle!

 

Las oraciones se entonan a la salida y entrada de los cortejos procesionales, sin olvidar en ámbito personal aquellas que van rezando en silencio tantos Hermanos en Cristo en su camino penitencial. A los que sentimos la Semana Santa nos gusta verla como una conmemoración religiosa y no en una simple tradición o cultura popular. Tras comenzar la Cuaresma en el Miércoles de Ceniza, con fervorosa ilusión y devoción nos preparamos para rememorar la Vida, Muerte y Resurrección de Jesús Nuestro Señor.

 

Además de las oraciones, en otras procesiones se entonan cantos litúrgicos como el tradicional Rosario de la Buena Muerte que se entona en la tarde noche de Domingo de Ramos en la Procesión del Dainos, del que destaco la conmovedora estrofa de: “Dainos Señor, buena muerte, por tu santísima muerte”.

 

Varias cofradías realizan el Vía Crucis por las calles de nuestra ciudad como la Cofradía de Las Siete Palabras de Jesús en la Cruz en la noche de Miércoles Santo, en un cortejo muy emotivo en torno a la imagen de Cristo Crucificado, que realizó el escultor leonés Amado Fernández, copia del Cristo de los Balderas de Gregorio Fernández que recibe culto en la Iglesia de San Marcelo. Durante el trayecto se van realizando las catorce estaciones de la Pasión, con textos, cánticos y oraciones.

 

Pero si hay una oración que es conocida en León en torno a las imágenes de culto es el Himno a Nuestro Padre Jesús Nazareno:

 

Padre Nuestro Jesús Nazareno

Rey eterno de amor y de paz

reina siempre en tus fieles esclavos

y del mundo, Señor, Ten Piedad

y del mundo, Señor, Ten Piedad

 

Al llegarnos a tus plantas

te adoramos reverentes

suplicándote fervientes

que guarde el mundo Tu Ley

que guarde el mundo Tu Ley.

 

Nosotros, Jesús Amado,

mientras la tierra pisemos

esclavos tuyos seremos

y tu, Señor, Nuestro Rey.

y tu, Señor, Nuestro Rey

 

Durante el año las Cofradías celebran triduos en torno a sus titulares como el dedicado al Santísimo que organiza la Real Cofradía del Santísimo Sacramento de Minerva y la Santa Vera-Cruz que este año conmemora su IV Centenario de su carácter sacramental.

 

En los templos donde están ubicadas las sedes de las Cofradías y Hermandades se celebran eucaristías, misas de difuntos, actos y conmemoraciones siempre con Oración y con Fe. Además en otros templos como es la Iglesia del Monasterio de Santa María de Carbajal se celebra un Besapiés de la Imagen Titular de la Cofradía de Jesús de la Redención, y misas y actos de otras Cofradías como las de la Real Cofradía del Santísimo Sacramento de Minerva y la Santa Vera-Cruz, o de su Imagen que allí se le rinde culto, el Santo Sepulcro.

 

Cesar Benítez Bardal