Otros monjes

 

 

Simposio de monjes benedictinos en Roma

 

CRÓNICA VII SIMPOSIO Communio Internationalis Benedictinarum.

 

San Anselmo, Roma. 10-17 Septiembre, 2014

 

Queridas hermanas:

 

Con la intención de transmitir y compartir la vivencia de estos días, os enviamos estas páginas, además del vídeo que hemos elaborado, y los textos que recogen las conferencias y otros temas tratados en el Simposio.

 

Después de haber renovado los cargos en la Reunión Ibérica que se celebró en la Abadía de Santa María en Montserrat en 2013, acudimos representando a la Región 2 (España y Portugal) la Delegada, M María Blanca Blanco Coiradas, Abadesa de Santiago de Compostela, la Sustituta, M Rosario del Camino Fdez.-Miranda, Abadesa de Oviedo y Sor Almudena Vilariño Periáñez, monja de Santiago de Compostela, como joven hermana de nuestra Región.

 

El lema de este Simposio fue Escucha con el oído de tu corazón. Y éste ha sido el hilo conductor de todo lo que hemos vivido y realizado durante los días 9 al 18 de Septiembre de 2014. El Simposio se desarrolló propiamente desde los días 10 al 17, pero estuvo precedido y seguido de la Conferencia de la CIB; una reunión en la que participan todas las Delegadas de las 19 Regiones que componen la CIB, y se celebró en dos ocasiones: el día 9 y el 18.

 

El lema tuvo su expresión en las tres conferencias de los días centrales del Simposio

  1. Escucha en la Palabra. De la Doctora en Sagrada Escritura, Maria Pina Scanu, muy vinculada a la Comunidad camaldulense de San Antonio

  2. Escucha en la Regla de San Benito. De Sor Aquinata Böckmann que recibió una cerrado aplauso después de su intervención

  3. Escucha en los signos de los tiempos. De Sr Mary John Mananzan de las Hermanas de Tutzing, que nos hizo sentir el dolor de nuestros hermanos y hermanas y la necesidad de implicarnos en ello.

El último día del Simposio, 17 de Septiembre (Santa Hildegarda de Bingen), se celebró, después de la cena y en el mismo refectorio de San Anselmo, una velada cultural a cargo de las jóvenes hermanas que habían acudido al Simposio, en la que, al final, TODAS nos vimos implicadas, y que resultó de manera festiva y MUY ALEGRE una oportunidad de escuchar el Espíritu de nuestros pueblos, países y regiones, a través de sus cantos, sus bailes, sus expresiones folclóricas.

Un tema importante que se introdujo en nuestros encuentros (tanto en la Conferencia, como en el Simposio) fue la Carta y el Cuestionario que la Congregación para la Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica habían enviado el pasado mes de Abril a los Monasterios Femeninos (y que algunas de las Comunidades benedictinas habían recibido y otras no)

 

Este tema fue desarrollado por Sor Scholastika Häring (monja de Dinklage, Alemania) tanto en la Conferencia de la CIB, como en el Simposio. Por nuestra parte, hemos podido exponer y compartir el trabajo de nuestras comunidades y el documento conjunto elaborado por las cuatro Presidentas, documento que habían presentado ya a Mons José Rodríguez Carballo.

 

Este trabajo fue valorado positivamente por las delegadas de la CIB y por las asistentes al Simposio en general. Durante el Simposio, cuatro miembros de la Conferencia acudieron a entrevistarse con el responsable para la Vida Contemplativa de la CIVCSVA, y finalmente la Conferencia elaboró una Declaración. Todos estos documentos los tenéis en el dossier que se envía a cada Comunidad.

 

No sólo hubo conferencias, sino también comunicaciones o “paneles” sobre situaciones reales de nuestra vida cotidiana. En esto participaron las jóvenes hermanas con una representación sobre la dificultad de la comunicación entre una joven monja, confusa o en problemas, y su abadesa o priora con la que se relaciona a través de mensajes del móvil o del correo electrónico, mostrando que las cosas se resuelven en la relación interpersonal.

 

Por su parte, cuatro abadesas o prioras abordaron con honradez y transparencia la cuestión de cómo puede una abadesa inculcar a sus hermanas unos determinados valores cuando su comportamiento no corresponde con lo que dice. O qué hacer cuando la abadesa o priora es la última que conoce los proyectos de una determinada hermana. O si para comunicarse es suficiente utilizar el correo electrónico… Y todas estas cuestiones se abordaron desde la perspectiva de la necesidad de escuchar con el corazón. Las hermanas jóvenes respondieron después a algunas preguntas que las otras monjas o hermanas les hicieron.

 

Todo este compartir fraterno, y en general el desarrollo de todo el conjunto del Simposio, fue expresión de la comunión fraterna cada vez mayor (éste es ya el séptimo simposio desde 1987 en el que se celebró el primero). Además de escuchar las conferencias había posibilidad de intercambiar ideas, puntos de vista… con las demás hermanas presentes en cada mesa. Y las facilitadoras favorecían la relación, el mantenerse activas en los distintos momentos, provocando el encuentro entre unas y otras, con ejercicios sencillos e incluso festivos, y otros más profundos, como la Lectio en movimiento (dejar escrita en un papel en tu sitio la palabra o frase de la Escritura que te ha impresionado, y después recorrer lentamente la mesa para leer las de las demás, y después peregrinar a otras mesas, todo ello en ambiente orante…).

 

Hemos experimentado cómo se valora mucho el compartir, el valor de la palabra y la experiencia de cada persona, de cada hermana, la aportación de las hermanas jóvenes, la necesidad de crear lazos, de establecer contactos a lo largo del ancho mundo para ser ánimo y apoyo las unas para las otras y extender esto mismo a todos nuestros hermanos y hermanas. En este sentido, Sr Mary John Mananzan agradeció expresamente toda la ayuda que habían recibido las hermanas filipinas benedictinas a través de la CIB cuando su pueblo sufrió el tifón Yolanda (Hayan).

 

Constatamos que se puede percibir el crecimiento interno de la CIB. Expresión de este desarrollo fue la ponencia de Sr Scholastika Häring que prepara su tesis doctoral sobre la CIB. En este sentido fue también significativa la presencia de Madre Maire Hickey, que fue la primera Moderadora de la CIB, y que manda saludos a las Delegadas anteriores de nuestra Región: M Lurdes, M Concepción y M Mª Jesús.

 

Este año toda la asamblea, todas nosotras, bendecíamos con una invocación al Espíritu Santo a aquellos que nos iban a dirigir la palabra ya fuera dando una conferencia (Scanu, Böckmann, Mananzan, Häring) o presentando la labor de la AIM (Presidente P. Abad Jean Pierre Longeat, y la Secretaria Hna Gisela Happ) o el curso de liderazgo que se realiza en San Anselmo (Fr. Luigi Gioia).

 

Y todos  los que intervinieron fueron presentadas por otra persona cercana a ellos por distintos motivos, haciendo visible la necesidad de la mediación de unas para con otras a la hora de escuchar con el oído del corazón.

 

La liturgia tuvo un papel importante. Ocasión también de encuentro y mutuo conocimiento. Las distintas regiones fuimos aportando nuestra contribución pues se celebraba la Eucaristía y las Horas en distintos idiomas, con diferentes instrumentos (órgano, violín, flauta travesera, tambor africano, cítara, cuenco tibetano…) y gestos rituales (como las danzas de las hermanas de la India, y de África). También los rituales de Apertura y Clausura del Simposio estuvieron llenos de simbolismo, vida y profundidad.

La procesión de entrada para la apertura con “llamas” del Espíritu, y la danza de las hermanas jóvenes, encontró su eco al término de los trabajos del Simposio en la Bendición por parte de las delegadas a todas las hermanas de cada una de las Regiones en el Ritual de Clausura, y el acercarse de todos los presentes: hermanas, monjas, monjes, voluntarios, a recoger un símbolo como recuerdo de este Simposio: una concha con la palabra OBSCULTA escrita en ella. Esta concha evocaba la escucha profunda, pero también para nosotras procedentes de Santiago de Compostela y de Oviedo, tiene muchas resonancias jacobeas.

 

El ambiente fue muy fraterno, cada vez de mayor conocimiento mutuo. El Abad Primado estuvo presente en varias ocasiones, y participaba de una de las mesas de trabajo. Nos sentimos acogidas como hermanas en San Anselmo. Tal vez sea expresión de que se están abriendo nuevos caminos de cooperación entre monjas y monjes.

 

La Moderadora expresó el agradecimiento de todas a tantas personas que han hecho posible el desarrollo del Simposio, entre ellas nosotras destacamos a nuestra traductora Sor María del Mar Albajar de Montserrat, que nos ayudó mucho con su trabajo constante durante todo el Simposio.

 

Además del encuentro con nuestras hermanas y monjas benedictinas el Simposio nos permitió encontrarnos con otras Comunidades:

 

La de Subiaco en cuya Iglesia del Sacro Speco renovamos nuestra Profesión Monástica; y en cuya Hospedería del Monasterio de Santa Escolástica disfrutamos de un almuerzo fraterno, el día 16 de septiembre.

 

La de Montecasino (sólo para las que no asistimos a la Conferencia del 9 de Septiembre), que también nos acogió en su refectorio para que pudiéramos tomar nuestros bocadillos, ofreciéndonos bebidas y unos dulces como postre.

 

Nuestras hermanas de Tutzing que nos recibieron la primera noche en su Casa Generalicia del Santo Espíritu (lugar donde se celebró el primer Simposio en 1987), con una fraternidad exquisita.

 

Las Suore della Caritá, que con toda generosidad nos recibieron para alojarnos en su casa como si fuéramos hermanas de la misma congregación.

 

Las hermanas Camaldulenses de San Antonio, cuyo monasterio visitamos un día a la hora de la meridiana junto a otras hermanas interesadas en conocerlo, acompañadas por su abadesa Madre Michaela Porcellato.

 

La Comunidad de San Egidio, escuchando la palabra del Profesor Andrea Ricardi (que manifestó su amistad hacia el mundo benedictino, nos habló con calma y respondió fraternalmente a nuestras preguntas), compartiendo su oración en Santa María in Trastevere y, después, la cena que nos ofrecieron en el antiguo convento de carmelitas que es su sede desde los años 70.

 

Y todo ello en Roma, donde experimentas que perteneces a una comunidad de fe con mucha historia, con muchas formas diversas, con muchas historias de santidad y de seguimiento aventurado de Cristo Jesús. Nos ayuda a ensanchar el espíritu y el corazón.

 

El último acto del Simposio, en la Noche Cultural, fue una Danza de Bendición de unas hacia las otras, incluyendo también algunos monjes que estaban presentes. La compartimos con todas vosotras, como expresión de nuestra gratitud por haber disfrutado de esta posibilidad. Nos brota mucha gratitud. Esperamos que los materiales que enviamos os acerquen un poco esta rica experiencia de comunión entre las benedictinas del mundo entero. Vuestros comentarios, sugerencias o preguntas serán bienvenidos.

 

Un fuerte abrazo para todas.

 

M María Blanca Blanco, monja benedictina, Delegada

M Rosario del Camino, monja benedictina, Sustituta

Sor Almudena Vilariño, monja benedictina, hermana joven

Enlaces a monasterios


-Abadía del Valle de los Caídos

http://www.valledeloscaidos.es/

 

-Abadía de Leyre

http://www.monasteriodeleyre.com/

-Abadía de Silos

http://www.abadiadesilos.es/

-Abadía de Montserrat

http://www.abadiamontserrat.net

-Monasterio Cisterciense de Escalonias

 

http://monasterioescalonias.org/