ECOS DE LA LECTIO DIVINA

¿POR QUÉ ME ELEGISTE A MÍ?
ECOS DE LA LECTIO DIVINA · 28 octubre 2021
¿Por qué me elegiste a mí? Ya ves que no te respondo con un sincero vivir; que me duermo en los laureles, que, apenas avanzo un poco, tropiezo y me aúpas tú. ¿Por qué me elegiste, Jesús? ¿Por qué me miraste tú? Me cautivó tu presencia que en la liturgia viví. Me atrajiste, Señor. No puedo vivir sin ti. ¿Por qué me llamaste? Por gracia. Ignoro qué viste en mí. (R.M.)
¿POR QUÉ ME ELEGISTE A MÍ?
ECOS DE LA LECTIO DIVINA · 28 octubre 2021
Por aquellos días, Jesús se retiró al monte a orar y se pasó la noche en oración con Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, eligió a doce de entre ellos y les dio el nombre de apóstoles. Eran Simón, a quien llamó Pedro, y su hermano Andrés; Santiago y Juan; Felipe y Bartolomé; Mateo y Tomás; Santiago, el hijo de Alfeo, y Simón, llamado el Fanático; Judas, el hijo de Santiago, y Judas Iscariote, que fue el traidor. Al bajar del monte con sus discípulos y sus...

¿QUÉ QUIERES QUE HAGA POR TI?
ECOS DE LA LECTIO DIVINA · 24 octubre 2021
Te pido esa explosión de esperanza que nada ni nadie pueda apagar.
¿QUÉ QUIERES QUE HAGA POR TI?
ECOS DE LA LECTIO DIVINA · 24 octubre 2021
Que vea, Jesús, que vea.

EL LIDERAZGO
ECOS DE LA LECTIO DIVINA · 17 octubre 2021
DOMINGO XXIX - CICLO B En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los hijos de Zebedeo, Santiago y Juan, y le dijeron: «Maestro, queremos que hagas lo que te vamos a pedir.» Les preguntó: «¿Qué queréis que haga por vosotros?» Contestaron: «Concédenos sentarnos en tu gloria uno a tu derecha y otro a tu izquierda.» Jesús replicó: «No sabéis lo que pedís, ¿sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber, o de bautizaros con el bautismo con que yo me voy a bautizar?» Contestaron:...
¡SÍGUEME!
ECOS DE LA LECTIO DIVINA · 10 octubre 2021
DOMINGO XXVIII - CICLO B "En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?» Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre.» Él replicó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde...

¿PREJUICIOS O SALTAR FRONTERAS?
ECOS DE LA LECTIO DIVINA · 29 septiembre 2021
"... Felipe encuentra a Natanael y le dice: Aquel de quien escribieron Moisés en la ley y los profetas, lo hemos encontrado, Jesús, hijo de José, de Nazaret. Natanael le replicó: ¿De Nazaret puede salir algo bueno? Felipe le responde: Ven y verás. Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño. Natanael le contesta: ¿De qué me conoces" Jesús le responde: Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la...
EL ÚLTIMO
ECOS DE LA LECTIO DIVINA · 19 septiembre 2021
En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y, después de muerto, a los tres días resucitará.» Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle. Llegaron a Cafarnaún, y, una vez en casa, les preguntó: «¿De qué discutíais por el camino?» Ellos no contestaron, pues...

SANTA HILDEGARDA
ECOS DE LA LECTIO DIVINA · 17 septiembre 2021
Hoy, 17 de septiembre, en la Iglesia celebramos la fiesta de santa Hildegarda, cuyo nombre preside nuestra congregación benedictina. Reflexión del evangelio que hemos escuchado: Jesús habla en PARÁBOLAS. Señor, ¿por qué nos hablas en parábolas?, le preguntan a Jesús sus discípulos. En el fondo, hay algo de crítica: ¡No puedes hacer eso! La enseñanza tiene que hacerse en la sinagoga. Pero Jesús sabe que las puertas de la sinagoga están cerradas para su doctrina. Prefiere el aire...
ES DULCE Y SUAVE, CONMIGO, TU VOZ
ECOS DE LA LECTIO DIVINA · 16 septiembre 2021
JUEVES XXIV En aquel tiempo, un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él. Jesús, entrando en casa del fariseo, se recostó a la mesa. Y una mujer de la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino con un frasco de perfume y, colocándose detrás junto a sus pies, llorando, se puso a regarle los pies con sus lágrimas, se los enjugaba con sus cabellos, los cubría de besos y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había...

Mostrar más