· 

La Asociación de Amigos del Monasterio celebró su Encuentro de otoño el pasado domingo

También tuvimos la renuncia a su cargo de Tesorero de nuestro Amigo Cesar, han sido muchos años y un trabajo excelente y esperamos seguir contando con su presencia y amistad. Asume el cargo nuestra generosa presidenta Pilar García.

 

Va a continuar durante todo el 2018 el Taller de Liturgia, el cine-fórum, publicaremos nuestra Revista Pax, etc., etc... Como siempre, según vayan llegando las fechas, se anunciarán las actividades.

 

Después tuvimos el taller sobre la Palabra de Dios, la eucaristía por las Amigos, la comida fraterna, la presentación de la Asociación Leonesa de Caridad, un gran concierto solidario a cargo de profesores de música del Conservatorio que fue un éxito..., pero de todo esto os hablará mejor Berta García en la crónica que está preparando.

 

Por último, acompañamos a nuestra Amiga Loli en el sentimiento por la perdida de su padre, descanse en Paz, rezamos por él.

 

También podemos seguir en Alfa y Omega, cada quince días, la columna que le han adjudicado, en la primera página, a sor Ernestina, hoy ya ha salido el segundo artículo.

 

Un abrazo.

 


Existe una Asociación de Amigos de nuestro Monasterio muy activa y, si lo deseas, tú también puedes formar parte de ella.

 

Tienen su propio blog en http://amigoscarbajalas.blogspot.com.es/

 


Revista el Cántaro, por nuestro amigo el Padre Román Flecha. Domingo 28º del Tiempo ordinario

INVITADOS A LA FIESTA 

 

“Aquel día preparará el Señor del universo para todos los pueblos, en este monte, un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera; manjares enjundiosos, vinos generosos” (Is 25,6). En este poema el profeta Isaías ve a Jerusalén como el santuario al que se dirige la peregrinación de todos los pueblos.

 

Para todos los que llegan cansados del camino, hambrientos y exhaustos, Dios tiene preparado un espléndido banquete. Y no solo eso. El Señor liberará a los pueblos de su ignorancia y de sus dolores. Es más: los liberará del último mal que es la muerte. Dios invita a todos al festín de la vida y de la alegría. 

 

A esa promesa, que se hace actual en la eucaristía, respondemos con el salmo 22: “Tú bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor por años sin término”. Como escribía san Pablo a los fieles de Filipos, también nosotros podemos decir: “Todo lo puedo en aquel que me conforta” (Flp 4,13).

 

UNA DOBLE INVITACIÓN

 

La comparación de la era mesiánica con un banquete, utilizada ya por el poema del profeta Isaías y también por el evangelio de Mateo (Mt 8, 11-12), reaparece en el evangelio que se proclama en este domingo. Un rey celebra la boda de su hijo y envía mensajeros a dos grupos de invitados.

 

• “Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas y todo está a punto. Venid a la boda”.  El banquete mesiánico ha sido preparado directamente para los hijos del pueblo de Israel. Dios les ha mostrado continuamente su predilección. No los llama a sufrir como esclavos, sino a participar de la alegría de un banquete de bodas.

 

• “La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id a los cruces de los caminos y a todos los que encontréis, llamadlos a la boda”. El texto indica que los hijos de Israel han puesto sus excusas para no aceptar la invitación. Y el Rey convida a los de fuera, es decir a los paganos. El banquete se abre a todos los pueblos.

 

EL VESTIDO DE BODA

 

La parábola señala que la sala se llenó de comensales. Pero el rey repara en uno que no ha llegado con traje de fiesta. Y lo interpela con seriedad:

 

• “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin el vestido de boda?  Los cristianos venidos del mundo pagano podían sentirse felices de haber heredado los bienes preparados para Israel. Pero no debían continuar con los hábitos de su anterior paganismo.

 

• “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin el vestido de boda? El Señor nos invita a todos a participar del banquete de la gracia y de los sacramentos. Pero no debemos vivir esa vida nueva con las actitudes del hombre viejo.

 

• “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin el vestido de boda?  Según el papa Francisco, la invitación al banquete es gratuita, generosa y universal. Solo exige una condición: “vestir el traje de bodas, es decir, testimoniar la caridad hacia Dios y el prójimo”.

 

- Padre nuestro, tú sabes que con frecuencia nos hemos sentido desorientados ante las encrucijadas de este mundo. Te damos gracias por habernos invitado a la fiesta de tu Hijo. Ayúdanos a vivirla con responsabilidad y con fidelidad. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

 

                                                             José-Román Flecha Andrés

 

 

Debajo puedes oírle y verle a él mismo haciendo su hermoso comentario a las Lecturas del día. Es un gran maestro y da gusto escucharle.

 


Déjanos tus comentarios y no olvides compartir con tus amigos y en tus redes sociales o por correo electrónico. Debajo tienes los botones para hacerlo fácilmente.

 

Y ya sabes : si quieres recibir por correo electrónico las publicaciones de nuestro blog solamente tienes que escribir tu nombre y mail en la caja que está arriba.

 

Muchas gracias


Escribir comentario

Comentarios: 0