· 

Píldora de la semana: Sentirse aceptad@s: una necesidad para vivir felices

Sentirse aceptad@s : una necesidad para vivir felices.

 

Hoy en día, en esta sociedad tecnológica, materialista, fría y alienante, más que nunca necesitamos sentirnos aceptados y valorados por los demás: hay quién busca desesperadamente reconocimiento y aprecio en las redes sociales, quién a través de su apariencia física o posesiones materiales, quién en una carrera exitosa, quién por su propia sabiduría u originalidad... Si nos falta la aceptación de los demás se nos puede caer el autoestima, nos sentimos aislados y abatidos, y eso es porque el ser humano es una criatura comunicativa y social, necesita relacionarse con sus símiles para vivir feliz.

 

¿Pero qué dice nuestro Padre y Creador sobre este tema? Quién más que Él, que nos ha hecho y nos conoce profundamente puede aconsejarnos para nuestro mayor bien?

Dejemos entonces que hable Su Sagrada Palabra,escuchemos Su voz :

 

PROVERBIOS 3:3,4

“Que no te abandonen el amor y la lealtad; átalas a tu cuello, grábalas en la tablilla de tu corazón; así obtendrás estima y aceptación ante Dios y ante los hombres”.

 

Para ser aceptad@s y estimad@s, aprendamos a cultivar y a desarrollar en nuestro corazón estas dos preciosas virtudes:

  • el AMOR*: la palabra original utilizada es Jésed (en hebreo: חסד) (en español: "Misericordia" y "Amabilidad"), también es conocida como Guedulá (en hebreo: גדולה) (en español: "Grandeza") (…) Representa el deseo de compartir incondicionalmente, la voluntad de dar todo de sí mismo y la generosidad sin límites. La extrema compasión. En el Antiguo Testamento es frecuentemente utilizada para definir el amor de Dios hacia la humanidad. Tiene —principalmente— dos significados: uno más legalista en el sentido de "cumplir aquello que fue acordado" o de "dar al otro aquello que le es debido según lo previamente acordado", y un segundo sentido, más intuitivo y espiritual, que asume el significado de "acto gratuito y espontáneo de bondad y amor".
  • la LEALTAD*: Lealtad es sinónimo de nobleza, rectitud, honradez, honestidad, entre otros valores morales y éticos que permiten desarrollar fuerte relaciones sociales y/o de amistad en donde se creen un vínculo de confianza muy sólido, y automáticamente se genera respeto en los individuos.

Las definiciones de las palabras (*definiciones extraídas de internet)  aclaran la amplitud y la profundidad de estas cualidades, que surgen del corazón, atraviesan el pensamiento y fructifican en nuestras acciones. El versículo nos recomienda "átalas a tu cuello, grábalas en la tablilla de tu corazón" , significa que tenemos que practicarlas constantemente hasta que constituyan una fundamenta de nuestro ser. Si nos acostumbramos a tener esta actitud de amor y lealtad, seremos apreciados y estimados por las personas que nos rodean y, aún más importante, tendremos la protección y la bendición del Creador del Universo, que nunca nos abandona, como anuncia en el Salmo 27(26):10 : "si mi padre y mi madre me abandonan, Yahvé me acogerá" y Él nos otorgará paz interior, plenitud y felicidad sin fin, Salmo 23 (22) : "Yahvé es mi pastor, nada me falta. En verdes pastos me hace reposar. Me conduce a fuentes tranquilas, allí reparo mis fuerzas. Me guía por cañadas seguras haciendo honor a su nombre. Aunque fuese por valle tenebroso, ningún mal temería, pues tú vienes conmigo; tu vara y tu cayado me sosiegan. Preparas ante mí una mesa, a la vista de mi enemigos; perfumas mi cabeza, mi copa rebosa. Bondad y amor me acompañarán todos los días de mi vida, y habitaré en la casa de Yahvé un sinfín de días."


¡HOLA A TOD@S!

 

Me llamo Sonia, vengo de Italia, tengo 46 años y estoy  empezando mi camino de vida monástica como postulante en la comunidad del monasterio benedictino S. M. de Carbajal en León. 

Antes de que Dios me sacara de las tinieblas de una vida sin sentido (trabajo, casa, amig@s, fiestas.... y vacío) he pasado por muchas experiencias, buenas y malas, dando vueltas para arriba y para abajo, navegando a mi manera, intentando no ahogarme en el flujo continuo de la existencia. 

Lo que no sabía, es que nuestro Padre Celeste nos ha dejado una preciosa GUÍA para vivir de manera PLENA Y FELÍZ y hacer frente a la multitud de situaciones que se nos presentan a diario, una verdadera “lámpara que ilumina todos nuestros pasos” -Salmo 119(118):105-, una fuente inextinguible de sabiduría y una ayuda en todos momentos difíciles: LA BIBLIA. 

No penséis que la Biblia sea un libro anticuado, todo lo contrario! Dios es el Alfa y el Omega, el principio y el fin de todo, es decir, eterno, y asimismo lo es su Sagrada Palabra: ya veréis como su mensaje es siempre actual y eficaz, os garantizo, mucho más de cualquier manual de auto ayuda escrito por el hombre, pero sobre todo como va transformando vuestra vida si abrís el corazón y dejáis que el Espíritu Santo que la impregna obre en vosotros. 

En este espacio voy a compartir semanalmente una “píldora reconstituyente” de la Biblia con su aplicación practica en la vida diaria, con la sincera esperanza que la voz de nuestro amoroso Padre, que es puro amor -1 Jn 4:16-, se convierta en la luz que ilumine vuestro sendero, así como inmerecidamente ha alumbrado el mío.

Notas importantes:

-Este espacio no pretende plantear ninguna análisis teológica o filosófica, sino ofrecer pequeñas sencillas recomendaciones basadas en las Escrituras para vivir mejor.

-La Biblia que utilizo es La Biblia de Jerusalén – Nueva edición totalmente revisada 2009.

-La numeración de los Salmos sigue el texto hebreo y, entre paréntesis, la griega (LXX) adoptada por la Liturgia.



Escribir comentario

Comentarios: 0