· 

MONJAS POETAS 2

CUANDO LA PALABRA DE DIOS SE HACE ARTE

 

Este pasado domingo (26 de enero) celebramos el Primer domingo de la Palabra de Dios para resaltar la importancia de ésta en nuestra vida cristiana.

 

Alguna vez oí decir que la Biblia es una carta de amor que envía Dios a cada uno de nosotros. Para leerla se necesita una actitud orante. De eso se trata en la "Lectio divina" - lectura orante de la Palabra.

 

No se trata simplemente de leer un texto, sino de preguntarse: "¿Qué me dice esta Palabra a mí, hoy?", "¿Cómo la puedo hacer vida?"

 

La meditación con la Palabra de Dios se puede hacer de muchas maneras. Hay personas a quienes ayuda una expresión artística: música, pintura...o la poesía. El lenguaje poético se presta bien para plasmar lo que uno tiene dentro de su corazón.

 

Ya hemos comentado que también en el silencio de los claustros monásticos nacen poesías que reflejan la incansable búsqueda del Absoluto. Las monjas y los monjes contemplativos empiezan cada día esta apasionante aventura: la de buscar el rostro de Dios en lo pequeño, en lo cotidiano y, sobre todo, dentro de sí. 

 

Hoy compartimos con vosotros una poesía de sor María Gloria Corral, monja benedictina del Monasterio de la Natividad del Señor de Madrid. Es una reflexión sobre un versículo del Evangelio sobre las vírgenes prudentes y necias (concretamente Mt 25, 6). 

 

 

A media noche se oyó una voz

Mi Amado, blancura,

se acerca, lo siento.

Me trae la dulzura

de su voz el tiempo.

 

Mi tarde colgada

en luces de oro

me trae la nostalgia

de su hermoso Rostro.

 

En alas del viento

que llena el camino

me llega su aliento,

su paso divino.

 

Cayeron las flores

y murió la brisa,

ya no hay resplandores

¡sólo inútil prisa!

 

Bordo apresurada

mi velo de novia,

seré desposada

en amor y gloria.

 

Mi amado, el más bello,

vendrá de sorpresa.

¡Tengo miedo al sueño

y a la lluvia espesa!

 

Miedo a la tristeza.

Reavivo mi anhelo

quiero estar despierta

bordando mi velo,

 

mi velo soñado

de luz y de nieve.

¡Que vendrá el Amado

que a vivir me lleve!

¡Atrévete tú también!

¡Descubre también tú la expresión que te ayuda a relacionarte con Dios y hacer vida su palabra!

 

En nuestro Monasterio tenemos encuentros con jóvenes sobre los Salmos, y algunos, partiendo de un salmo de la Biblia, hacen su propia versión del mismo salmo y es muy enriquecedor para ellos y también para los demás.

 

Si te gusta escribir, te recordamos que puedes participar en el Primer Certamen "Creación de Salmos Santa Hildegarda" que presentamos en otro post. Lo puedes ver pinchando AQUÍ.


Si te gustó este artículo, compártelo en tus redes sociales.

Monjas poetas 1

Puedes leer el post pinchando AQUÍ.


Nuevo libro de sor Ernestina y su hermano Pedro:



¿Cómo haces tú la Lectio divina?

¿Qué te ayuda para orar con la Biblia?

¡Compártelo con nosotros!



Escribir comentario

Comentarios: 0