· 

¡SIEMPRE HAY ESPERANZA!

Compartimos con vosotr@s una preciosa reflexión que escribió una Amiga de nuestro Monasterio a raíz de ver la bendición papal Urbi et Orbi el 27 de marzo. 


Nos mandaron para casa. Nos obligaron a cerrar la puerta. Nos dijeron que había un virus ¡tan pequeño y tan poderoso!

 

Obedecimos.

 

Apareció en nuestras vidas un sentimiento, para muchos, tal vez, nuevo. Se llamaba MIEDO. No supimos dónde ahogar tanta zozobra.

 

Y las cifras llenaron las pupilas. Solo salían de nuestros ojos inundadas de lágrimas.

¿Por qué?  Se preguntaba la mente.

…………………………………………..

Pasamos, muy despacito, al corazón. Nos dimos cuenta de sus latidos, casi siempre, acelerados.

 

Buscamos calmarlo.

 

La mirada se detuvo, ahora, un poco más allá. Había otros hermanos en el edificio de enfrente, otros sonidos en el piso de abajo, otras voces en la terraza de arriba. Apareció una urgencia. Cambió la pregunta: ¿Cómo estarán?

 

Se abrían las ventanas a las ocho. Los aplausos expulsaban los demonios. ¡¡No estamos solos!! Un puñado inmenso de personas, elevaban la altura moral de cada uno, arriesgando su vida, cumpliendo, más allá de su deber, la mayor proeza del ser humano:

                                               CUIDARNOS

 

Los papás nos enseñaban a sus hijos por los balcones. Y sus risas y sus juegos recordaban que siempre hay esperanza en este mundo.

 

Empezaba la vida a señalarnos, el camino intransitado del futuro. O vas con otros, o te pierdes. O vamos todos, o no hay salida.

 

Y así, se marchaba el calendario, de estos días sorprendentes, arriesgados…

………………………………………….

El Señor de nuestras vidas, nuestro Padre, acompaña, silenciosos, a estos hijos. Consuela, alimenta el corazón, con caricias inefables de ternura.

 

Y su Cuerpo, malherido en una Cruz, nos grita que miremos su Presencia. Que Él no está callado, simplemente, da su vida por nosotros, gota a gota.

 

                Señor, limpia Tú nuestra mirada, en los otros estás Tú, ya nos lo has dicho.

                “Gracias por tanto AMOR”.         Aquí seguimos.

                No permitas que ignoremos tu LLAMADA.         Amén.

 

(María Luisa Argüelles, miembro de la Asociación de los Amigos del Monasterio)

¡Hasta finales de junio puedes participar en el Certamen literario "Creación de salmos Santa Hildegarda!"

Haz click en la imagen para más información.


Escribir comentario

Comentarios: 0